Fue un cálculo cínico. Y al principio funcionó para ambas partes. Para su plan de atacar a Polonia, Hitler se aseguró la neutralidad de la Unión Soviética. Sabiendo que un ataque a Polonia provocaría una reacción por parte de sus potencias garantes Gran Bretaña y Francia, Hitler evitó una guerra en dos frentes. Con un acuerdo comercial adicional, ambos dictadores deciden intercambiar materias primas soviéticas por máquinas alemanas.

Hitler quería impedir un posible bloqueo naval británico, que había llevado a la derrota alemana en la Primera Guerra Mundial. Stalin, por otro lado, creía que el Reich alemán se desgastaría en una larga guerra con las potencias occidentales. A más largo plazo, sin embargo, consideraba inevitable una guerra contra el Reich y quería utilizar el tiempo para ampliar sus arsenales.

LEA MÁS DW

Confirmado.net

Etiquetas : 80 AÑOSAlemaniaDWPACTO HITLER Y STALINRusiaSEGUNDA GUERRA MUNDIAL
A %d blogueros les gusta esto: