(Autor: Sr. Chen Guoyou, Embajador de la República Popular China en el Ecuador.

Hong Kong es el centro financiero, naviero y comercial internacional y se ha elogiado como una de las economías más libres y regiones más competitivas. Pero últimamente, Hong Kong ha llamado mucha atención de la comunidad internacional por una serie de manifestaciones violentas. Muchos amigos ecuatorianos también están muy atentos a la situación en Hong Kong y preguntan qué pasa a Hong Kong? Hoy quisiera aprovechar la ocasión para hacerles una presentación sobre el asunto y sus consecuencias.

Origen de la situación.

En febrero del 2018, un ciudadano de Hong Kong llamado Chen Tong-kai sospechoso de matar a su novia embarazada en Taiwan huyó a Hong Kong. Sin embargo el gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK) no tiene competencia sobre ese delito. Por tal motivo el gobierno de RAEHK propuso enmendar la Ordenanza sobre Delincuentes Fugitivos y la Ordenanza de Asistencia Judicial Recíproca en Materia Penal que permitiría al gobierno de RAEHK realizar cooperaciones con otras partes en casos individuales de la extradición de sospechosos criminales a través de un acuerdo especial. Sin embargo, dicha enmienda normal con motivo de defender el imperio de la ley y la justicia se utilizó por iniciativas individuales y medios de comunicación que responden a intereses particulares para difundir y promover matrices de opinión que desembocaron en las manifestaciones en Hong Kong. Al escuchar las opiniones de los ciudadanos, el gobierno de RAEHK suspendió las enmiendas según la ley, y la policía aprobó y proporcionó protección para las manifestaciones. Pero después, los ultraradicales crearon deliberadamente una serie de incidentes violentos, que han ido más allá de marchas pacíficas

Manifestaciones violentas en Hong Kong. Desde el 12 de junio, las manifestaciones se han convertido en violencia extremista. Hasta hoy día, más de 500 personas han resultado heridas en los conflictos violentos, incluyendo 180 policías. Los ultraradicales asaltaron el Complejo del Consejo Legislativo, estorbaron la Oficina de Enlace del Gobierno Popular Central en la RAEHK, profanaron la bandera y el emblema nacional, y el de la RAEHK, agredieron violentamente a la policía, provocaron incendios, lanzaron bombas, obstruyeron el tránsito, e incluso golpearon, secuestraron y arrestaron ilegalmente a ciudadanos y periodistas de la China continental. Es un riesgo para la seguridad social, una transgresión del estado de derecho y el orden en la RAEHK, un desafío público a la soberanía y dignidad de China, que toca línea de fondo del principio de “Un país, Dos sistemas” . La escalada de las manifestaciones que se tornaron violentas ha dañado gravemente la economía, el bienestar social y la imagen de Hong Kong. En cualquier país, el gobierno no permanecerá indiferente frente a casos similares. Esas conductas extremistas y maliciosas suscitaron atención y repudio del pueblo chino incluyendo la mayoría de los hongkongneses y la comunidad internacional.

Detrás de la complicada situación, está la intervención, manipulación, planificación e incluso organización de algunas fuerzas externas. Unos políticos occidentales lanzaron palabras irresponsables que convirtieron el blanco a negro, interfirieron en la cuestión de Hong Kong, y apoyaron a las ilegalidades de los violentos ultraradicales. Varios medios de comunicación se quedaron ciego intencionalmente y opcionalmente, sólo hablaron de la democracia y la libertad sin ver la ley y la justicia, toleraron los ataques violentos y criticaron contra la policía y el gobierno. Debido al encubrimiento, tolerancia y apoyo de fuerzas intervencionistas extranjeras, las personas que resisten a la ley con violencia se vuelven más extremas.

Re flexión sobre la violencia. Desde el retorno de Hong Kong a la Patria en 1997, el Gobierno Central de China ha tomado el mantenimiento de la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong como importante contenido de la estrategia de desarrollo integral del Estado, y Hong Kong ha desarrollado establemente bajo la política “Un país, Dos sistemas”. El Presidente Xi Jinping indicó, “Un país” es la raíz. Cuando la raíz se echa profunda, el árbol crecerá mejor. China, que se ha convertido en la segunda economía mundial, brinda a Hong Kong un fuerte apoyo y mejora su capacidad y confianza para superar los riesgos. Ante el caos en Hong Kong, salvaguardar firmemente la soberanía nacional y la autoridad del gobierno central es la línea roja insuperable. El asunto de Hong Kong es puramente interno de China, y ningún gobierno, organización o individuos extranjeros tienen el derecho de interferir. La tarea más apremiante y primordial de este momento es detener la violencia, poner fin al caos y restablecer el orden. El Gobierno Central de China apoya firmemente al Gobierno de RAEHK en su administración de acuerdo con la ley y apoya resueltamente a la policía de Hong Kong en castigar severamente a los delincuentes violentos. 

China nunca permitirá que fuerzas externas destruyan la prosperidad y estabilidad de la región, e insta a los países pertinentes a que cumplan el derecho internacional y las normas básicas de las relaciones internacionales, respeten la soberanía china, y cesen inmediatamente la intervención de cualquier forma. La prosperidad y estabilidad no sólo corresponde a los intereses de China sino también a todo el mundo. Espero sinceramente de que los amigos de todos los países, incluido Ecuador, puedan decir No a la violencia en Hong Kong, defender la ley y la justicia en busca del desarrollo común para que la Perla Oriental vuelva lo más antes posible a la trayectoria de la solidaridad, la estabilidad y el desarrollo.

Confirmado.net / Embajada de la República Popular China

Etiquetas : ChinaEmbajador Chen Guoyou
A %d blogueros les gusta esto: