SALUDTitulares

La baja masa muscular en brazos y piernas puede aumentar el riesgo de mortalidad en personas mayores de 65 años

La evaluación de la composición corporal puede ser una estrategia efectiva para predecir la longevidad en personas mayores de 65 años, según un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FM-USP) en Brasil, que ha observado que la baja masa muscular en brazos y piernas puede aumentar el riesgo de mortalidad en mujeres y hombres mayores.

Los investigadores estudiaron a un grupo de 839 hombres y mujeres mayores de 65 años durante aproximadamente cuatro años. Así, el estudio mostró que el riesgo de mortalidad por todas las causas aumentó casi 63 veces en mujeres con baja masa muscular apendicular; mientras que el riesgo de morir aumentó 11,4 veces en los hombres.

El estudio, que ha sido publicado en el ‘Journal of Bone and Mineral Research’, determino la composición corporal mediante absorciometría de rayos X de energía dual (DXA), también conocida como escaneo de densidad ósea, utilizando un densitómetro comprado con fondos de FAPESP durante un proyecto anterior dirigido por Pereira para evaluar la prevalencia de osteoporosis y fracturas en mujeres mayores que viven en Butantã, un barrio en el oeste de la ciudad de São Paulo. Se estudió la misma cohorte de individuos mayores de 65 años en ambos proyectos.

“Evaluamos la composición corporal de este grupo, enfocándonos en la masa muscular apendicular, la grasa subcutánea y la grasa visceral. Luego buscamos determinar cuál de estos factores podría predecir la mortalidad en los años siguientes. Llegamos a la conclusión de que el factor clave era la cantidad de masa magra apendicular”, ha señalado a la Agência FAPESP Rosa Maria Rodrigues Pereira, profesora titular y jefa de Reumatología en FM-USP e investigadora principal del estudio.

ENFERMEDAD SILENCIOSA

La muestra del estudio comprendió 323 hombres (39%) y 516 mujeres (61%). La frecuencia de baja masa muscular fue aproximadamente del 20 por ciento tanto para hombres como para mujeres. La pérdida gradual de masa muscular y calidad asociada con el envejecimiento se conoce como sarcopenia relacionada con la edad. Aproximadamente el 46 por ciento de los brasileños de 80 años o más tienen sarcopenia, según la Asociación Brasileña de Geriatría y Gerontología.

Especialmente cuando se combina con osteoporosis, la sarcopenia puede aumentar la vulnerabilidad de las personas mayores, ya que se vuelven más propensas a caídas, fracturas y otras lesiones físicas. Una investigación publicada en 2016 demostró que la baja densidad mineral ósea, particularmente en el fémur, se correlaciona con la mortalidad en personas de edad avanzada .

Pereira y su grupo desarrollaron una ecuación para determinar qué individuos pueden tener sarcopenia según las características de la comunidad estudiada. “De acuerdo con los criterios más utilizados (masa magra apendicular en kg dividida por la altura al cuadrado en m), la mayoría de los individuos identificados con sarcopenia son delgados. Sin embargo, nuestra muestra tenía un IMC (índice de masa corporal) superior al promedio , por lo que sustituimos la masa muscular por la masa grasa. Los sujetos con una masa muscular que estaba 20 por ciento por debajo del promedio se clasificaron con sarcopenia”, ha señalado Pereira.

Además de la densidad ósea, los investigadores también analizaron muestras de sangre y respuestas a los cuestionarios para evaluar la dieta, la actividad física, el tabaquismo, el consumo de bebidas alcohólicas y la presencia de enfermedades crónicas como diabetes, presión arterial alta y dislipidemia (niveles anormalmente elevados de grasa en la sangre).

Al final del período de cuatro años, el 15,8 por ciento (132) de los voluntarios habían muerto; El 43,2 por ciento había muerto por problemas cardiovasculares. La tasa de mortalidad fue del 20 por ciento para los hombres y del 13 por ciento para las mujeres de la muestra.

“Luego realizamos una serie de análisis estadísticos para detectar diferencias entre los sujetos que murieron y los que permanecieron vivos, en particular, si era posible predecir la muerte de una persona sobre la base de la composición corporal medida por el examen DXA”, ha explicado Pereira.

LAS DIFERENCIAS DEL ESTUDIO

En general, los sujetos que murieron eran mayores, hacían menos ejercicio y sufrían más de diabetes y problemas cardiovasculares que los que seguían vivos. En el caso de las mujeres que murieron, también tenían un IMC disminuido. Los hombres que murieron tenían más probabilidades de sufrir caídas. Todas estas variables se introdujeron en el modelo estadístico y se ajustaron por el resultado final para mostrar qué factor de composición corporal se correlacionó mejor con el riesgo de mortalidad.

Solo se encontró que la masa muscular baja era significativa en las mujeres, considerando las variables de ajuste, mientras que la grasa visceral también fue significativa entre los hombres. El riesgo de mortalidad se duplicó con cada aumento de 6 cm, 2 en la grasa abdominal. Curiosamente, una mayor proporción de grasa subcutánea tuvo un efecto protector en los hombres.

“Encontramos que otros parámetros también influyeron negativamente en la mortalidad en los hombres, reduciendo estadísticamente la importancia de la masa muscular apendicular. Sin embargo, en las mujeres, la masa muscular se destacó como un factor clave y, por lo tanto, tuvo más influencia”, ha añadido la experta.

Los cambios hormonales relacionados con la menopausia pueden ayudar a explicar la diferencia entre hombres y mujeres. “La transición rápida y significativa de un ambiente estrogénico protector a un ambiente hipoestrogénico nocivo, que es particularmente adverso para el sistema cardiovascular, puede hacer que el papel metabólico protector de los músculos esqueléticos, incluida la producción de citocinas antiinflamatorias, sea más importante en la posmenopausia período. Este cambio hormonal es mucho menos brusco en los hombres”, ha añadido.

LA SARCOPENIA SE PUEDE PREVENIR

La pérdida de masa muscular, que ocurre naturalmente después de los 40 años, puede pasar desapercibida debido al aumento de peso, que también es común en la mediana edad. Según las estimaciones, entre el 1 y el 2 por ciento de la masa muscular se pierde anualmente después de los 50 años. Los factores que pueden acelerar la pérdida muscular incluyen hábitos sedentarios, una dieta pobre en proteínas, enfermedades crónicas y hospitalización.

Además de su importancia obvia en la postura, el equilibrio y el movimiento, los músculos esqueléticos tienen otras funciones que son esenciales para el cuerpo. Ayudan a regular el azúcar en la sangre al consumir energía durante la contracción y a mantener la temperatura corporal al temblar cuando hace frío. También producen hormonas mensajeras, como la mioquinasa, que ayudan a la comunicación con diferentes órganos e influyen en las respuestas inflamatorias.

La buena noticia es que la sarcopenia se puede prevenir e incluso puede revertirse mediante el ejercicio físico, especialmente la tonificación muscular. También se recomienda la atención a la ingestión de proteínas.

Confirmado.net / EUROPA PRESS

Etiquetas : 65 AÑOSadultos mayoresEUROPA PRESS
A %d blogueros les gusta esto: