El Ministerio Público de Ecuador sumó el jueves a una nueva persona al caso del programador sueco Ola Bini, acusado de ser colaborador del ciberactivista Julian Assange y de ataque a sistemas informáticos.

“Con la presentación de los medios de convicción por parte de la Fiscalía General del Estado, Marco A. fue vinculado al proceso en el cual se investiga al ciudadano sueco Ola B., por su presunta participación en el delito de ataque a la integridad de sistemas informáticos”, indicó el Ministerio Público en un comunicado, difundido en redes sociales.

Marco A. es un ingeniero en sistemas que, según la investigación de Fiscalía, mantenía una relación de amistad y de trabajo con el experto sueco en seguridad informática.

Además, “la información obtenida haría presumir que Marco A. habría coadyuvado en las actividades por las cuales se inició la investigación en contra de Ola B.”, agregó la fiscalía.

El delito de ataque a la integridad de sistemas informáticos está tipificado en el artículo 232, numeral 1, del Código Orgánico Integral Penal, y es sancionado con una pena privativa de libertad de tres a cinco años.

ABOGADO DENUNCIA ASALTO A OFICINA DE OLA BINI

Carlos Soria, abogado de Ola Bini, denunció el jueves a través de la red social Twitter que el miércoles de noche fue “asaltada” la oficina de su cliente y se llevaron computadoras.

“Ayer (miércoles) en la noche, la oficina del Centro de Autonomía Digital (CAD), lugar de trabajo de Ola Bini, fue asaltada y los asaltadores se llevaron equipos informáticos con los que el CAD realiza su trabajo. ¡Llamamos a la policía!”, publicó Soria en la red social Twitter.

Soria se dirigió en su mensaje a la ministra del Interior, María Paula Romo, e indicó que responsabiliza a su “Ministerio por la seguridad e integridad del equipo humano que trabaja del CAD”.

El ciudadano sueco estuvo dos meses preso en la cárcel de El Inca, en el norte de Quito.

El 20 de junio pasado fue liberado cuando la Corte Provincial de Justicia de Pichincha aceptó un recurso de habeas corpus presentado por su defensa, que argumentó falta al debido proceso e irrespeto a la presunción de inocencia.

El programador sueco dijo a Sputnik, a principios de julio pasado, que en El Inca solo podía ver la luz del sol y tomar aire fresco durante cuatro o cinco horas por semana.

Confirmado.net / Spuntik

- Publicidad InText -