Rafael Correa Delgado, Presidente Constitucional del Ecuador 2007 - 2017

El expresidente de la República, Rafael Correa Delgado, mediante un comunicado de prensa puso en evidencia la política de persecución que lleva adelante el gobierno de Lenín Moreno. “Para ocultar su incapacidad y deshonestidad, con la complicidad de los grandes medios de comunicación, nos han tenido manipulados inventando escándalo tras escándalo y echándole la culpa de todo a mi Gobierno”, dijo.

COMUNICADO DE PRENSA

Hemos tenido dos años de persecución y desgobierno. Los retrocesos son evidentes y en todos los sentidos: económico, social, seguridad ciudadana, obra pública, servicios públicos, política internacional, y, sobre todo, a nivel ético, cuando hasta los puestos en el sector público tienen precio, y se gobierna para el bolsillo de unos cuantos. Para ocultar su incapacidad y deshonestidad, con la complicidad de los grandes medios de comunicación, nos han tenido manipulados inventando escándalo tras escándalo y echándole la culpa de todo a mi Gobierno.

Dijeron que había sobreendeudamiento, desmentido por las cifras que ellos mismo presentaron al Fondo Monetario Internacional. Dijeron que había crisis económica, cuando entregamos una economía en crecimiento. Dijeron que todas las obras estaban mal hechas, pero ahora cual fieras voraces buscan su privatización. Incluso, asumiendo que hubiese sido verdad lo que decían, ¿qué tiene que ver la deuda pública con la flexibilización laboral? ¿O la “crisis económica” con devolverle a los bancos la capacidad de tener medios de comunicación? Todo ha sido una gran farsa para distraernos.

Afirmaron que en todas las obras había sobreprecios, que existían nuevo ricos -aparte de Moreno, no conozco a ninguno-, que ya se habían descubierto nuestros “testaferros”.  Incluso contrataron a la empresa Berkeley Research Group (BGR) para que encuentre nuestras supuestas cuentas en el extranjero. Dijeron que nos financiaba Venezuela para desestabilizar al Gobierno, que me había comprado una casa con $240.000 en efectivo, que ya se había encontrado la acería de Jorge Glas, etc.  Lo cierto es que hasta ahora JAMÁS se ha probado un centavo mal habido, ni lo lograrán hacer, porque somos gente honesta y los corruptos siempre han sido ellos.

Para justificar la inseguridad en la frontera norte y el secuestro y muerte de inocentes ciudadanos, dijeron que nosotros teníamos un acuerdo con el narcotráfico, y que incluso habíamos construido un puente para ello, nada más y nada menos que el puente internacional sobre el río Mataje. Ahora, con la crisis carcelaria, manifiestan que esto no nos sucedía a nosotros porque teníamos un “pacto” con las bandas delincuenciales.

Una supuesta detención arbitraria de un delincuente prófugo, que además continuaba dedicándose a actividades ilícitas, fue juzgado como secuestro simple en Colombia, pero escandalosamente convertida en Ecuador en “secuestro extorsivo y con malos tratos”, para que no prescriba y poder involucrarme. Me implica en el caso un policía al que ni siquiera conozco, pero le ofrecen reducción de pena con tal de acusarme. Manifestó que se había reunido tres veces conmigo, lo cual pudimos demostrar que era falso, para luego sostener que habíamos hablado dos veces vía telefónica, sin poder probarlo porque supuestamente “botó” el teléfono. El fiscal -puesto a dedo- me acusó de haber ordenado la “Operación Wilson” de SENAIN para efectuar el “secuestro”, operación que desconozco qué es, pero que ya se comprobó que empezó un año después. La jueza puso como medida cautelar presentarme cada 15 días en Quito, sabiendo que residía en Bélgica, y, ante la imposibilidad de cumplir, emitió orden de prisión, a la que nadie le ha hecho caso por el desprestigio que a nivel internacional sufre la Patria y su sistema judicial.

Estoy “involucrado” en cerca de 25 investigaciones penales, y otras tantas auditorías de Contraloría con las cosas más inverosímiles, como la emisión de certificados de tesorería (CETES), o contratos de campos petroleros cuyo nombre ni siquiera conocía.

Por último, dijeron TEXTUALMENTE que “Odebrecht puso presidente”, sin que hayan podido probarlo. Entonces, el caso conocido como “Arroz Verde” la Fiscalía perversamente lo bautizó como “Sobornos 2012-2016”, para insinuar que se trata de dinero sucio. Del resto se encarga la prensa cómplice. Pero ¿cómo puede haber “sobornos” sin “sobornadores”? Luego, “descubren” 63.000 hojas en un computador de Presidencia, registros supuestamente llevados por Laura Terán, persona a la que tampoco conozco, pero que trabajó en el Gobierno solamente hasta el 2015. Entonces, ¿cómo puede haber “registros” hasta el 2016? Los registros “demostrarían” -en una simple hoja con iniciales- que yo habría ordenado pagar campañas de apoyo para mí mismo e incluso cantantes para mis cumpleaños.

La explicación de tanto disparate es que la fiscal Diana Salazar quiere aplicar el delito de asociación ilícita (COIP, art. 370), cuya interpretación es tremendamente laxa -dos o más personas que se “asocian” con el fin de cometer delitos, y que serán sancionadas por el solo hecho de la “asociación”- pero que prescribe en 5 años. Por ello, no podían quedarse solamente con los supuestos aportes 2013-2014 que originalmente informaron, porque, a diferencia de “sobornos”, los aportes no son delitos, y, además, todo estaría prescrito. Obviamente, la cereza del pastel es el expresidente Correa, por lo que sin ninguna prueba Fiscalía nuevamente me vinculará en este caso. Todo el aparataje del Estado está orientado a perseguirme y tratar de evitar mi regreso al país.

Ya no saben qué inventar, y mientras tanto se nos llevan el país en peso, porque los corruptos siempre fueron ellos.  Para afirmar esto sí tenemos pruebas, el caso “INA Papers”, pero la fiscal Diana Salazar no ha hecho absolutamente nada, no obstante tener la cuenta 100-4-1071378 INA Investment en el Balboa Bank de Panamá, donde el actual presidente Lenín Moreno recibió dinero de coimas de la empresa Sinohydro. Si es que mentimos, la mejor manera de demostrarlo sería abriendo la cuenta INA Investment, pero Fiscalía no lo ha hecho, porque sabe que sería el principio del fin de Moreno, y todavía necesitan de él para tratar de destruirme a mí y a la Revolución Ciudadana, proceso histórico que transformó al Ecuador, y al que con mucho orgullo represento.

¡Hasta la victoria siempre!

Rafael Correa Delgado, Presidente Constitucional del Ecuador 2007 – 2017

Etiquetas : CASO ARAOZ VERDEECUADODLENÍN MORENOOdebrechtRAFAEL CORREA DELGADOSOBORNOS
A %d blogueros les gusta esto: