Imagen de Pablo Córdoba, sobreviviente del terremoto ocurrido el 16 de abril de 2016, reaccionando frente al edificio del Servicio Integrado de Seguridad ECU 911

Pablo Córdoba, un sobreviviente de 56 años del terremoto de Ecuador en 2016, cumple su propósito de ayudar a la gente desde el Servicio Integrado de Seguridad ECU 911, que cuenta con tecnología china y se ha convertido en un referente para la región.

Un viejo celular y una linterna cargados bastaron para escapar de la muerte a este carpintero apodado “Milagrito”, quien bajo toneladas de escombros llamó a la línea única de emergencias del ECU 911 para que lo rescataran. Ahora Córdoba ayuda a otras personas precisamente en las filas del servicio de emergencias.

La plataforma tecnológica con la que cuenta el ECU 911, construida por la empresa China National Electronics Import & Export Corporation (CEIEC), es un aliado estratégico en la labor de salvar vidas en este país sudamericano, reconocen las autoridades.

El coordinador del ECU 911, Francisco Guevara, destaca entre las principales bondades de la plataforma el sistema de videovigilancia, considerado como una herramienta clave para monitorear las actividades que puedan generar situaciones de riesgo.

“En el país, a través de alertas ciudadanas y la vigilancia con 4.500 cámaras es posible movilizar a rescatistas, bomberos, policías, agentes de tránsito, soldados o maquinaria”, indicó Guevara.

Según cifras oficiales, en 2018 el ECU 911, que cuenta con 16 centros de mando a escala nacional, atendió 3.694.546 emergencias que representaron salvar la vida de 1.226.047 personas en todo el país. En ese mismo año el reporte de emergencias creció un 11 por ciento comparado con el 2017.

Para atender emergencias ciudadanas la central cuenta con 3.000 personas y, en caso de un desastre mayor, con más de 100.000 elementos de entidades de seguridad, salud y rescate, de acuerdo con estimaciones oficiales.

El 33 por ciento de las emergencias que fueron atendidas en 2018 corresponden a “Clave Roja”, que son aquellos incidentes en los que existe un riesgo inminente para la vida de las personas.

Su sistema está apoyado por innovaciones tecnológicas como el Mobile Locator, que permite localizar y emitir coordenadas sobre la ubicación de un teléfono móvil, lo que facilita las labores de búsqueda y rescate.

Además, cuenta con el Sistema Automatizado de Entrega de Información a la Función Judicial, que es una plataforma para entregar videos, audios o datos que se constituyen en evidencias en procesos judiciales.

Otra innovación es la APP ECU 911, que permite alertar de emergencias por medio de aplicaciones en dispositivos móviles para optimizar y facilitar la comunicación con personas que tienen dificultades con el lenguaje oral.

También el organismo cuenta con el sistema de reconocimiento facial, a través de sus cámaras de videovigilancia que permite contrastar las imágenes captadas con una base de datos para determinar perfiles de personas sospechosas y proceder a la aprehensión en caso de ser necesario.

Esta plataforma incluye, además, evidencia digital y analítica de video, por lo que el modelo de gestión del ECU 911 ha llamado la atención de otros países por ser pionero en la atención de emergencias en la región.

El sistema pasó su prueba más importante en el terremoto de magnitud 7,8 que azotó la costa norte de Ecuador el 16 de abril de 2016 con un saldo de 673 muertos en Manabí y Esmeraldas, las provincias más afectadas, cuya reconstrucción todavía está en proceso.

“Yo soy un ejemplo vivo de que el ECU (911) sí funciona. Está preparado para esta clase de eventos”, dijo a Xinhua Córdoba, quien fue rescatado sin lesiones tras permanecer 46 horas enterrado entre los escombros del hotel “El Gato”, situado en el centro de Portoviejo, su ciudad natal, donde trabajó por 30 años como recepcionista.

Sobrevivió al terremoto bebiendo su orina, mientras su esposa lo daba por muerto y le tenía listo el ataúd luego de que los cinco pisos del hotel se desplomaron aquel fatídico día.

Durante el terremoto todo el personal y la plataforma tecnológica del ECU 911 se mantuvo alerta y 100 por ciento operativo para brindar la ayuda oportuna.

La tragedia irónicamente transformó la vida de Córdoba, quien pasó a integrar desde hace tres años las filas del ECU 911 en Portoviejo.

“Conseguí el empleo gracias al terremoto, es irónico decirlo, pero fue así”, relató el sobreviviente.

En el ECU 911 trabaja en el área de mantenimiento, arregla algunos problemas eléctricos y verifica el funcionamiento de otras áreas. Aunque esa labor está muy lejos de la parte operativa, que se encarga de atender y dar respuesta a las emergencias, Córdoba dice estar contento de pertenecer a una institución de socorro.

“Lo que hago es ayudar a mis otros compañeros que están trabajando en el sistema operativo, pero sí me gustaría estar ahí para ayudar a salvar vidas”, expuso.

Aseguró que “es muy grato ver cómo ellos dan todo de sí para ayudar a las personas, tal como lo ha hecho el Gobierno de China al colaborar con su tecnología de punta para la implementación del ECU 911”.

“La tecnología china ha avanzado bastante, y gracias a ello, nosotros (Ecuador) estamos a la vanguardia de esa tecnología” en el ECU 911, afirmó.

El ECU 911 ha recibido las certificaciones de calidad de la Asociación Europea de Números de Emergencia.

Confirmado.net / AGENCIA XINHUA

Etiquetas : ChinaECU 911EcuadorPABLO CÓRDOBAPORTOVIEJOSOBREVIVIENTETERREMOTO 2016XINHUA
A %d blogueros les gusta esto: