Antonio Arboleda lleva cinco meses desem­pleado. Desde que terminó su contrato en el sector público, en enero pasado, no logra hallar un empleo fijo, pese a que ha enviado numerosas hojas de vida a decenas de instituciones públicas y privadas. En este tiempo se las ha ingeniado para obtener ingresos con trabajos esporádicos.

Su caso es otro entre los más de 122 000 ciudadanos, en todo el país, que engrosaron las cifras de subempleo entre junio del 2018 y el mismo mes del 2019. El año pasado, en esta categoría se encontraban 1 544 373 personas y en este año ya suman 1 667 278.

Los datos constan en la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (Enemdu), publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

LEA MÁS EN EL COMERCIO

Etiquetas : economíaEcuadorEMPLEOQuito
A %d blogueros les gusta esto: