El cuerpo de esta ave marina fue hallado sin vida con ese trozo de plástico en la parte inferior de su pico, lo que le impidió seguir alimentándose

En el contexto de una emergencia global por el desecho de plásticos derivados de petróleo que deviene en la contaminación de los océanos, los plásticos biodegradables podrían presentar una alternativa. La complejidad de este problema nace en cuan ubicuo es el uso de polímeros sintéticos desde principios del siglo pasado y de la necesidad de una alternativa sensible a contextos globales y locales.

Plásticos y contaminación

Los plásticos son materiales sintéticos a los que se les puede dar diversas formas por procesos térmicos. La gran mayoría del plástico producido industrialmente se basa en químicos derivados del petróleo, llamados polímeros sintéticos.

Sus aplicaciones en la vida cotidiana son muy variadas, desde materiales de construcción e industria, envoltorios y tejidos de nylon, hasta partes de equipos eléctricos y electrónicos.

El problema ambiental que los plásticos plantean es su resistencia a la descomposición. La razón por la cual los plásticos toman centenares de años en descomponerse es la fuerza de los enlaces químicos que mantienen unidas sus moléculas. En total, cerca de 8300 millones de toneladas de plástico han sido producidas desde 1950, de las cuales 6300 millones han terminado desechadas.

El impacto negativo derivado de su desecho se ha convertido en un problema trasnacional. Los plásticos afectan a la fauna por medio del atrapamiento, la ingestión, y la interacción de especies con plásticos en colisiones, obstrucciones y abrasiones.

Por otro lado, los microplásticos son pequeñas partículas, en muchos casos imperceptibles, que suponen un riesgo para la salud al introducirse en nuestro organismo por medio del agua, productos del mar, inhalaciones a través del aire, y absorción a través de la piel.

Si bien es cierto que su producción y consumo suponen una emergencia ambiental, también existen economías, industrias y modos de vida que dependen del plástico. Por tanto, no hay una solución sencilla y directa, como podría ser la prohibición de todos los plásticos.

Las soluciones a la contaminación por plástico parecen ser mucho más complicadas que lo que uno consideraría intuitivo. Es en este contexto que innovaciones e investigaciones en materiales alternativos ganan importancia. Algunos de estos posibles materiales alternativos al plástico a base de petróleo son los bioplásticos o biopolímeros.

Sin embargo, los bioplásticos no están necesariamente libres de ser contaminantes. Por un lado, su fabricación significa la emisión de carbón asociada al cultivo de las plantas que sirven de materia prima, y al proceso de extracción. Por otro lado, ya que la elaboración de bioplásticos puede hacerse a través de plantas de cultivo, existe una gran controversia respecto al uso de alimentos con la finalidad de fabricar plástico.

Un biopolímero a base de materiales orgánicos de desecho

La búsqueda de alternativas a la contaminación por plásticos debe ser sensible tanto a la dimensión global como a la local, con soluciones acordes a las condiciones de determinados sitios. Una de esas alternativas la podría constituir una reciente patente en la Universidad Técnica Particular de Loja elaborada por la docente María Gabriela Punin. La patente consiste en un biopolímero a partir de almidón de materiales orgánicos de desecho y fibras naturales.

Pero, ¿cuál es la innovación con respecto a otros bioplásticos? Primero, la materia prima es de origen orgánico: cortezas de yuca y partes de la planta de plátano. Segundo, las temperaturas necesarias para producir el bioplástico son relativamente bajas, lo que supondría una disminución en los costos de producción. Tercero, la adición de fibras naturales otorga mayor resistencia y flexibilidad, en comparación a otros bioplásticos hechos a partir de almidones solamente. Por último, se fabrica a partir de desechos y no de cultivos específicos a la tarea.

La posibilidad de industrializar bioplásticos en Ecuador

¿Existe la posibilidad de industrializar bioplásticos a partir de materiales orgánicos de desecho? El coordinador de la carrera de Ingeniería Industrial, Juan Diego Febres, comenta que los requisitos básicos para tal emprendimiento serían: un estudio de mercado, un estudio de la cadena de suministros y un estudio del proceso industrial para fabricar bioplásticos con aplicaciones específicas.

Pero a pesar de los múltiples retos, puede decirse que la patente presenta gran potencial, porque son pocos los componentes de elaboración y las temperaturas de producción son bajas.

Un negocio de plásticos sustentable sería aquel cuya materia prima sea renovable. Sin embargo, el gesto individual requerido es un hábito de consumo que disminuya drásticamente el uso de plásticos para usos desechables, y que prefiera los biopolímeros a los polímeros sintéticos para usos ineludibles.

Por: José Miguel Samaniego – Universidad Técnica Particular de Loja

Confirmado.net / UTPL

Etiquetas : alternativa a los plásticos derivados del petróleoBiopolímerosEcuadorJosé Miguel SamaniegoLojaUTPL
A %d blogueros les gusta esto: