Después de 11 años de ayudar a mantener segura a la gente, Buding, un perro policía hembra, se jubiló y ahora con frecuencia se acurruca sobre el sofá para dormir en lugar de detectar explosivos.    

“Hizo un buen trabajo. Nunca hubo una situación peligrosa en la zona en la que ella trabajó”, dijo Song Zhexuezi, la oficial de la unidad canina de la policía en Beijing. Buding trabajó en detección en el Aeropuerto Internacional de Beijing Capital. “Estoy muy orgullosa de ella”, dijo Song.   

Pero en lugar de pasar todo el día inactiva en la casa después de su jubilación, la hembra de 12 años tiene ahora una nueva ocupación: ayudar al padre de Song a recuperarse después de una parálisis parcial.  

El padre de Song se negaba a salir a caminar por causa de su problema, pero ahora está dispuesto a hacerlo en compañía de Buding.    

Mi padre “no esperaba que Buding mostrara tanta paciencia y que lo esperara. Al bajar las escaleras, Buding voltea a ver a mi padre para cerciorarse de que la viene siguiendo. Nadie le enseñó esto. Nos sorprendió”, dijo Song.   

Cuando el padre de Song camina con Buding, la correa va suelta. No hay necesidad de controlar a Buding porque no se aleja. “Mi padre está sorprendido de que un perro sea tan sensato como un hombre”, señaló Song.   

Buding, una springer spaniel, también coopera con el padre de Song cuando este se ejercita lanzando pelotas como parte de sus esfuerzos de rehabilitación. Sin importar cómo lance las pelotas, el perro siempre las toma con el hocico y se las devuelve, lo cual lo alegra mucho y aumenta su confianza en su recuperación.   

“Con la ayuda de Buding, la situación de mi padre ha mejorado. A mi madre no le gustaban mucho los perros pero ama mucho a este animal”, dijo Song.   

Fue Song quien eligió a la hembra de entre un grupo de cachorros en 2007 y la entrenó para ser un perro policía. Song la trata como si fuera un miembro de la familia.   

“Cuando me llevo a Buding de paseo los fines de semana, le encanta subirse al asiento del copiloto. Está convencida de que es una persona”, dijo.

Antes de su jubilación Buding experimentó una situación peligrosa durante una misión. Un camión en una puerta se dirigió hacia ella, pero no escuchó el ruido del vehículo por problemas de audición. Song la llamó a tiempo y se salvó.   

“Si no la hubiera llamado no sé lo que hubiera ocurrido. En ese momento me di cuenta de que mi perro estaba envejeciendo”, dijo Song.   

El año pasado, Song solicitó la jubilación de Buding y se la llevó a casa sin la menor duda. Song no quiso dejarla sola en la unidad canina de la policía.   

“Buding tiene buen autocontrol. Tiene capacidad para resistir la tentación de cualquier alimento, como por ejemplo una salchicha, debido a su trabajo”, agregó.    

Pero ahora Song le ofrece a Buding toda la comida que le gusta. “Su edad equivale a entre 80 y 90 años humanos. Ella podría dejarme en cualquier momento”, agregó.

Confirmado.net / XINHUA

Etiquetas : BEIJINGBudingChinaperro policíaXINHUA
A %d blogueros les gusta esto: