Saadat Aghajani, embajador de la República Islámica de Irán en Ecuador: “Si fuera el asesor de Donald Trump, no le recomendaría tomar estas medidas en contra de nuestro Líder Supremo”. Foto: Santiago Estrella / EL COMERCIO

Diario El Comercio entrevistó al embajador de la República Islámica de Irán en Ecuador, Saadat Aghajani sobre el diferendo que mantiene con Estados Unidos. A continuación replicamos la nota de manera textual.

Entrevista a Saadat Aghajani, embajador de la República Islámica de Irán en Ecuador.

¿Por qué hemos llegado a esta nivel de confrontación Irán-Estados Unidos?

En el año 2015 logramos un acuerdo nuclear con las potencias mundiales que imponía condiciones para Irán y los otros países. El último reporte de la Organización Internación de Energía Atómica dice que Irán ha cumplido totalmente sus compromisos. La reunión del Consejo de Seguridad de la ONU también ratificó el cumplimiento de Irán. Trump estaba criticando el acuerdo y luego lo dejó unilateralmente. Y el asesor en temas de seguridad nacional de EEUU (John Bolton) siente como un honor el haber dejado el pacto. Y luego han impuesto todas las sanciones económicas que hubo antes del acuerdo. Las partes europeas comprometieron inversiones en Irán, para el desarrollo, exportaciones e importaciones. Después de cuatro años del acuerdo, les ha faltado cumplir esta parte.
¿Por qué cree que Occidente e Israel se preocupan por la producción nuclear iraní?
La preocupación es que Irán limite sus actividades atómicas a campos pacíficos. Pero el cumplimiento de Irán muestra que el país solo tenía objetivos pacíficos. Desafortunadamente hubo tres grupos que se oponían a este acuerdo: el sector belicista estadounidense y que ahora está en el poder; los jeques del Golfo Pérsico (Emiratos Árabes y Arabia Saudí), y el Primer Ministro israelí. Desde el primer día del acuerdo, hicieron todos los esfuerzos para que fracasara. Gracias a la comunidad internacional, el acuerdo aún está vivo. Y si la UE y la comunidad internacional cumplen su parte, todavía se puede salvar.
¿Y sin Estados Unidos? ​
Sí se puede compensar este vacío de EE.UU. con el cumplimiento de las otras partes.
Pero Irán dice que iba a superar los límites de la producción nuclear en estos días. ​
Lo que dice Irán es que no quiere salir del acuerdo (NdlR: ayer se anunció que permanece en el acuerdo), sino que todas las partes deben cumplir lo pactado y no solo uno de los firmantes. Lo que ha hecho EE.UU. con las nuevas sanciones contra Irán es continuar con su comportamiento de los dos últimos años y que se fundamenta en la gran estrategia de Trump: las amenazas de guerra. Son varios frentes de guerra que EEUU mantiene con la comunidad mundial: guerra comercial y arancelaria contra China, Rusia, Japón, India, México e incluso Ecuador. Otro frente es el de sanciones económicas contra Irán, Rusia, Venezuela, Cuba. Y la guerra psicológica por Twitter.
¿Cómo toma Irán el que Trump diga que quiere el diálogo, la paz, pero a la vez advierta con que tiene el Ejército más poderoso del mundo?
Es un modo de pensar colonialista del siglo XVIII amenazar a los pueblos con su Ejército y por otro lado dar mensajes de paz. Creo que la opinión pública no recibe ese mensaje de paz. Al pueblo latino lo amenaza e influye negativamente con sus políticas migratorias y tarifarias. En nuestra región, con esta política de amenazas ha logrado enriquecer la industria armamentística de EE.UU. Vendió fácilmente USD 400 000 millones en armas a Arabia Saudí. Por eso creo que nadie cree ni lo ha sentido como un mensaje de paz.
Un expresidente iraní dijo que Israel debiera desaparecer. Y eso preocupa mucho.
Esto es parte de la campaña propagandística de Israel. Nuestra posición histórica hacia el tema palestino ha sido muy clara y firme. Nosotros proponemos una solución pacífica y democrática para Palestina: un referendo vigilado por la ONU entre los pueblos originarios de la zona para que definan el gobierno que quieran. Eso solo se puede vincular con la posición de eliminar a Israel. No es una postura beligerante. En la historia nunca hubo una agresión a Israel de parte de Irán, pero sí hubo ataques de Israel a nuestras fuerzas en Siria.
Pero al atentado a la mutual judía en Argentina en 1994 involucra a iraníes.
Se han generado grandes capas de nubes en el entorno de este acontecimiento. Irán no solo ha condenado este atentado sino que ha manifestado su disposición de trabajar con Argentina para aclarar todos sus aspectos. Incluso se ha firmado un memorándum de cooperación con el excanciller Héctor Timerman que además es judío. Y el acuerdo fue dar toda la cooperación para que los fiscales argentinos vayan a Irán y puedan hablar con las personas involucradas en este expediente. Pero se ha convertido en un tema de controversia en la política interna de Argentina y unilateralmente Buenos Aires suspendió este memorándum.
Al ser una república islámica, ¿cómo reciben que el ayatolá Ali Jamenei sea objeto de una sanción?
Es uno de los errores de EE.UU. El líder supremo religioso de Irán no solo se limita al pueblo iraní. Sus seguidores están en todo el mundo. Esta es una característica de los líderes religiosos chiitas. En la psicología chiita, cuando hay una tiranía en contra de un líder tiene aún más apoyo. Creo que Trump no tienen buenos asesores. Si fuera su asesor, no le recomendaría tomar estas medidas en contra de nuestro Líder Supremo.

NOTICIA ORIGINAL DE DIARIO EL COMERCIO

Etiquetas : EcuadorEE.UU.EL COMERCIOEMBAJADOR SAADAT AGHAJANIIrán
A %d blogueros les gusta esto: