Pero este debate parece ser una cortina de humo que le viene como anillo al dedo a la actual coyuntura que debería priorizar los temas que interesan a la ciudadanía, como la imposición del neoliberalismo a través de la Carta de Intención del FMI que con un entusiasmo digno de mejor causa patrocina el Gobierno, pese a las tenebrosas consecuencias que se derivan de la mansa aceptación oficial, para provocar multitudinarios despidos de servidores públicos, como la receta para achicar el tamaño del Estado y concesionar o de una vez privatizar las Empresas Públicas estratégicas, que por mandato constitucional no pueden ser vendidas al sector privado.

Con la resolución de la Corte Constitucional a cerca del matrimonio igualitario, se ha creado una fuerte polémica en el País que ha enfrentado a partidarios y detractores, quien más dispuesto a persuadir con sus argumentos a la ciudadanía para justificar su posición. Es el signo de los tiempos que responde a la construcción de una sociedad incluyente, libre de prejuicios y discrímenes. La decisión que tuvo una apretada votación ha desatado un debate con posiciones radicales no exentas de contenidos religiosos.

Pero este debate parece ser una cortina de humo que le viene como anillo al dedo a la actual coyuntura que debería priorizar los temas que interesan a la ciudadanía, como la imposición del neoliberalismo a través de la Carta de Intención del FMI que con un entusiasmo digno de mejor causa patrocina el Gobierno, pese a las tenebrosas consecuencias que se derivan de la mansa aceptación oficial, para provocar multitudinarios despidos de servidores públicos, como la receta para achicar el tamaño del Estado y concesionar o de una vez privatizar las Empresas Públicas estratégicas, que por mandato constitucional no pueden ser vendidas al sector privado. Con ello eliminan los derechos de los trabajadores, bajo el pretexto de que perciben salarios muy elevados. Si fuera por “esa gente”, obligarían a la clase laboral a entregar su fuerza de trabajo gratuitamente.

Bajo la intención de privatizar todo lo que puedan, se verán afectados grandemente los derechos de los ciudadanos a la educación y salud públicas y gratuitas. Pretenden dar al traste con estas garantías consagradas en nuestra Constitución; y para ello cuentan con la exigencia de la banca chulquera internacional, del imperio depredador e intervencionista y con el servilismo de lacayos criollos. Ya dan por hecho que la Isla San Cristóbal de nuestra provincia del Galápagos se convierta en un portaaviones yanqui y el ministro del ramo se hace bolas intentando explicar esta traición a la soberanía nacional.

Se habla de una consulta popular a propósito del matrimonio igualitario; pero por allí pretenden enancarse con una pregunta para eliminar el CPCCS elegido por el pueblo, por cuanto no responde a los privilegios de la partidocracia reaccionaria que se tomó por asalto las instituciones públicas en su egoísta beneficio y quieren deshacerse del núcleo de la quinta Función del Estado porque sus autoridades anuncian la revisión de lo actuado por los transitorios, ante la total falta de documentos de sustento de sus actuaciones y ese ocultamiento puede constituir un grave delito de acción pública. Hay mentes perversas que quieren meternos gato por liebre. ¡Alto allí!, si intentan bajarse el CPCCS, sólo será a través de una Asamblea Constituyente. (O) Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Etiquetas : CONSULTA POPULARCPCCSEcuadorFMIJUAN CARDENASmatrimonio igualitario
A %d blogueros les gusta esto: