MundoTitulares

La operación “Lava Jato” prueba su propia medicina y Lula podría salir de la cárcel

El 9 de junio Brasil se fue a la cama en colapso. Informaciones explosivas filtradas por una fuente anónima al periódico The Intercept Brasil, evidencian lo que ya muchos suponían, que la operación Lava Jato, la mayor operación anticorrupción de la historia brasileña y la responsable por la prisión de Lula ha sido un gran fraude.

El material filtrado al vehículo dirigido por el premio Pulitzer, Glenn Greenwald, consta de conversaciones realizadas a través del Telegram entre el entonces juez principal de la Lava Jato, el hoy ministro de Justicia del gobierno Bolsonaro, Sergio Moro, y los fiscales encargados de la acusación, principalmente el fiscal Deltan Dallagnol. Estas conversaciones demuestran una cooperación promiscua y política completamente ilegal entre la Fiscalía y el juez Moro dirigida fundamentalmente a frenar el avance del Partido de los Trabajadores y especialmente la candidatura de Lula para las elecciones de 2018.

Moro daba orientaciones, consejos, pistas de investigación, marcaba la estrategia y el ritmo de la Fiscalía. Además, una de las conversaciones muestra que los fiscales estaban inseguros del material acusatorio contra Lula porque “estaría basado en muchas pruebas indirectas, pero no cabría decir eso en la denuncia” Las conversaciones violan varias leyes brasileñas. Según el artículo 254 del Código de Proceso Penal el juez no podrá aconsejar a ninguna de las partes. La Ley Orgánica de la Fiscalía dice que está expresamente prohibido que los fiscales discutan el proceso y las estrategias con el juez encargado del caso, o sea, todo lo que la filtración demuestran que hacían.

LEA MÁS CUARTOPODER.ES

Confirmado.net

Tags : BRASILCUARTOPODER.ESLULAOPERACIÓN LAVA JATOSERGIO MOROThe Intercept Brasil