Imagen: @hispantv

Nuestra provincia del Archipiélago de Galápagos nos reclama su firme defensa de la acción saqueadora de los mayores contaminadores del planeta. La Patria y su integridad está en peligro.

Después de haber sido una cárcel-penal donde abandonaban a los sentenciados más peligrosos para que purguen sus condenas de por vida, las Islas Encantadas se transformaron en el Archipiélago de Galápagos, Patrimonio Natural de la Humanidad, convertida luego en Provincia, en virtud de nuestra soberanía territorial. Su calidad de reserva natural justifica todos los cuidados y precauciones;  y  por mandato constitucional Galápagos goza de un Régimen Especial, por ser una de las maravillas del mundo. Es por lo tanto, la zona más sensible y protegida de nuestra geografía nacional.

Su turismo y movimientos migratorios obedecen a políticas diseñadas con estrictos criterios de conservación que justifican algunas prohibiciones y restricciones propias de un verdadero paraíso ecológico donde la Naturaleza se muestra en todo su esplendor. Lamentablemente hay quienes no entienden este prodigio natural y lo miran desde la visión sesgada de su utilitarismo servil. Nos duele el anuncio oficial de que a Galápagos lo van a convertir en un “portaaviones natural” para uso, abuso y provecho de la poderosa flota aérea norteamericana, en flagrante violación a los Derechos de la Naturaleza consagrados en los artículos 71, 72, 73 y 74 de la Carta de Montecristi; contraviniendo el artículo 5 de nuestra Constitución que declara expresamente que “el Ecuador es un territorio de paz. No se permitirá el establecimiento de bases militares extranjeras ni de instalaciones extranjeras con propósitos militares. Se prohíbe ceder bases militares nacionales a fuerzas armadas o de seguridad extranjeras”.

La norma transcrita de nuestra Carta Magna es clarísima, no admite interpretación alguna. Pero cuando actúan las fuerzas oscuras y retardatarias, adiestradas en la Escuela de las Américas, donde el imperio graduaba a los futuros dictadores, cuando el titular de la defensa se convierte en entusiasta promotor de la instalación de un portaaviones imperial de uso militar, con el pretexto de que va a invertir en algunas adecuaciones, nuestra soberanía se tira por la borda, el entreguismo sustituye al patriotismo, para volvernos una colonia al servicio de demenciales planes guerreristas, que pretenden eliminar a gobiernos progresistas de la región, con la finalidad de imponer la agenda neoliberal y depredadora de quienes fungen de dueños del “patio trasero”.

Nuestra provincia del Archipiélago de Galápagos nos reclama su firme defensa de la acción saqueadora de los mayores contaminadores del planeta. La Patria y su integridad está en peligro. (O) Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Etiquetas : EcuadorEE.UU.GalápagosPORTAAVIONES NATURAL
A %d blogueros les gusta esto: