La reina nunca cuenta lo que piensa de sus invitados. Es una pena, porque nos hubiera gustado saber lo que piensa de Donald Trump, invitado especial al Palacio de Buckingham. Este fue el 12º presidente estadounidense con quien se reunió Isabel II y el tercero invitado a un banquete con la reina. Su majestad, como muchos británicos, puede haberse preguntado por qué justo a este rufián político se le concedió este honor. Una respuesta es difícil, porque su visita le servía poco a este país desgarrado por el drama del «brexit”.

Donald Trump expresa su favoritismo por Boris Johnson como nuevo primer ministro y recomienda que su amigo, el nacionalista Nigel Farrage, sea involucrado en las negociaciones del «brexit” con la UE. Aparte del hecho de que estas negociaciones no existen, la acción es una afrenta para la aún primera ministra Theresa May, la más débil entre los débiles, y quien residirá en Downing Street como máximo hasta finales de julio. Trump está a favor de un «brexit duro» y una Unión Europea debilitada. Ambas son posturas que la aún primera ministra rechaza.

LEA MÁS DW

Confirmado.net

Tags : DONALD TRUMPDWEE.UU.Reino UnidoTheresa May