Imam Jomeini, el líder de la Revolución más equilibrada del mundo

La historia de las naciones siempre nos recuerda aquellas destacadas figuras que fueron una manifestación de la determinación de sus pueblos. Y de esa forma, el Imam Jomeini, uno de los principales líderes espirituales contemporáneos, que llegó también a ejercer el poder político, se convirtió en el protagonista del relato más importante del siglo XX en la historia de Irán, poniendo fin a 2500 años de ininterrumpida monarquía.

El Imam Jomeini nació el 21 de septiembre de 1902 en el seno de una familia profundamente religiosa, en Jomein, una población de la provincia central de Arak, a 300 km al sur de Teherán.

Tras el asesinato de su padre, cuando tenía escasamente 5 meses, el Imam Jomeini fue criado por su madre y una de sus tías, a las que perdió a los 15 años de edad.

Una vez finalizados sus estudios de adolescencia en su ciudad natal, el joven Ruholah Musavi Jomeini mostró su inclinación por los estudios religiosos e islámicos, razón por la cual partió hacia la ciudad santa de los shiíes iraníes de Qom, conocida como el centro de las ciencias islámicas del país.

Desde muy joven, Jomeini adoptó una posición muy crítica respecto al entonces dogmático gobierno iraní, y dado su alto nivel intelectual político y su popularidad, representaba una grave amenaza para el poder imperial de Mohammad Reza Pahlavi.

Por consiguiente, y con el objetivo de abrir una brecha entre el pueblo cansado de la tiranía del Sha y el Imam Jomeini, el rey lo expulsó a Turquía en 1964.

Durante su exilio, el líder iraní no dejó de denunciar al régimen del Sha, por lo que sufrió el férreo y severo control del régimen.

11 meses después, el ayatolá Jomeini fue exiliado Irak, donde tres años más tarde se estableció el partido baasista, lo cual originó mayores restricciones a las actividades político-religiosas del gran líder iraní en aquel país árabe.

LEA MÁS AGENCIA DE NOTICIAS IRNA

Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -