En la Penitenciaría del Guayas se vivió un infierno la mañana de este jueves. Una disputa entre bandas cobró seis vidas, todos ellos reclusos. Hubo además un herido, mientras que madres y niños que estaban en el interior, por ser día de visita familiar, estuvieron en riesgo.

Al menos doce reclusos, con cuchillos y armas de fuego, daban caza a sus rivales pabellón por pabellón, sin ningún control, según los testimonios de familiares, abogados que hacían trámites y Alfredo Muñoz, director del centro que fue removido del cargo la noche de este jueves.

Esto sucedió pese a que en el país rige el estado de excepción para el sistema penitenciario desde hace quince días. La ministra del Interior, María Paula Romo, en entrevistas a diversos medios, ofrecía que con esa medida iba a parar la violencia en las cárceles, que ya deja 16 víctimas en lo que va del año.

LEA MÁS EN EL UNIVERSO