Las autoridades seccionales electas el 24 de marzo tomaron posesión de sus cargos este 14 de mayo. La prensa “libre e independiente” desplegó una amplia cobertura a los cuadros de la partidocracia, destacando lo que dijeron, qué prometieron, a quien abrazaron primero, en fin, con primeras planas y pantallazos para relievar el culto a la personalidad de sus amigos. También se posesionaron en las respectivas Prefecturas de Pichincha y Manabí, Paola Pavón y Leonardo Orlando, en su orden, con una escueta reseña mediática en cuanto al contenido de sus sesudos mensajes dirigidos a grandes muchedumbres firmes y esperanzadas. Allí también el poder mediático reveló su animadversión  en contra del  correísmo.

Pero el vestido que lució Paola en el acto de su posesión fue el tema recurrente de politólogos pelucones, analistas profundos, revistas rosa, editorialistas, tasadores, modistas, diseñadoras, chismosas, propaladoras de rumores, es decir la crema y nata de lo trivial y superficial, con la consigna de no decir nada del brillante discurso de la flamante Prefecta de Pichincha; pero sí del vestido. Que ha costado más de un millón de dólares, que no es tanto; pero sí ochocientos mil en euros, que le trajeron directamente de París, no no, de España; bueno, no me acuerdo bien, pero de bien lejos dizque ha traído. Que no les gustó “la color”, qué ha de ponerse pues traje amarillo, ni que fuera del Barcelona, o del Aucas vay!

No vimos ni un sólo análisis respecto al atuendo con que doña Cinthya asumió la Alcaldía de la Perla, ella también elegante y bastante derrochona. Está en su derecho, igual que el coro de sus blancas palomas investidas de concejales. Nadie analizó tampoco la “muda” que estrenó una ministra en su acompañamiento oficial a la Asamblea Nacional el pasado 24 de mayo. Sólo a la Paolita se le cargaron. ¿Querían verla lucir un traje típico? Ya lo hizo, en Cayambe, cuando fue objeto de una aclamación entre las raíces ancestrales de nuestro pueblo. ¿Esperaban que asuma con jean, sandalias y camiseta? Esa indumentaria usa para recorrer la Provincia palmo a palmo con la gente ilusionada por construir sus propias soluciones de la mano de su Prefecta. Fue en la Mitad del Mundo que Paola lució elegante para pronunciar un histórico discurso revolucionario; y eso le cayó mal a “esa gente mediática”. ¡Qué fiesta popular!, al aire libre, con consignas comprometidas con la recuperación de la Patria.
Leonardo Orlando sigue con el mismo ritmo de trabajo de la campaña y más, para atender la esperanza de la provincia trinchera indiscutible de la Revolución Ciudadana: ¡Manabí! A él no le criticaron el terno, porque es el mismo que usa para oír misa y trabajar. Paola y Leo, al asumir sus respectivos mandatos, tienen el reto de liderar la recuperación integral de la Patria incluyente, solidaria y revolucionaria. (O) Juan Cárdenas

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net