El informático sueco Ola Bini, detenido en Quito como presunto miembro de una “red de espionaje” vinculada al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, reiteró este miércoles 22 de mayo de 2019 su inocencia y pidió su liberación al presidente ecuatoriano, Lenín Moreno.

Bini negó todas las acusaciones y calificó su arresto el pasado 12 de abril, día desde el que permanece en prisión preventiva, de “indebido, ilegal y que atenta contra mis derechos humanos y constitucionales en varios puntos”.

“Me investigan por atacar sistemas informáticos, el fiscal no dice más, aparte de que tengo libros sospechosos. Pero, ¿qué sistemas he atacado? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Sabe, por cierto, cuáles, señor Presidente? Yo, desde luego, no”, escribe Bini en una carta abierta publicada este miércoles en su edición digital por el diario sueco Expressen.

El experto se pregunta cómo los jueces pueden decir que es un peligro para la sociedad y, a la vez, que probablemente sea inocente y criticó que el ministro de Interior anunciase su prisión preventiva tres horas antes de que se celebrase la vista.

Bini niega haber colaborado con el exministro ecuatoriano de Exteriores Ricardo Patiño, a quien dice no conocer, para desestabilizar al Gobierno, algo que no ha hecho “nunca” y en lo que no tiene interés.

LEA MÁS EN EL COMERCIO

Etiquetas : EcuadorjusticiaOla BinipolíticaSUECIA
A %d blogueros les gusta esto: