Eran finales de 2016 cuando Lenín Moreno, en plena campaña electoral para la presidencia de la República, revelaba una de sus principales metas si llegaba a Carondelet: “generar 250 mil empleos al año”, dijo en reiteradas ocasiones. Ya como Presidente corrigió su promesa: “en mis cuatro años voy a generar 500 mil empleos”, señaló.
De la primera promesa está lejos; de la segunda no: de junio de 2017 a marzo de 2019, que son el primero y último reporte del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Inec) en el periodo de Moreno, se generaron 320 mil empleos adecuados (situación laboral donde satisfacen, al menos, condiciones mínimas al colaborador). Pero lo que Moreno no especificó es cuántos se perderían: en ese mismo lapso desaparecieron 500 mil puestos de trabajo.
Desde el sector privado se señala la rigidez de las leyes laborales como el obstáculo para mantener e incrementar las plazas de empleo, mientras al sector público se le critica por su gasto en personal: en 2018 fueron cerca de 10 mil millones de dólares, según la liquidación presupuestaria del Ministerio de Economía y Finanzas.
Un primer paso para adelgazar fue la reducción de casi 12 mil empleados del sector público (Gobierno) entre diciembre y febrero pasado. Mientras en las empresas públicas (Petroecuador, CNT, entre otras) se prometió bajar 10 por ciento de la nómina hasta finales de este año. ¿Fue la decisión correcta o solo se aumentó la problemática laboral?
Confirmado.net
Etiquetas : despidosEcuadorINECPROMESA INCUMPLIDA DE LENÍN MORENOVISTAZO
A %d blogueros les gusta esto: