Se repartieron callimantita todas las dignidades, ignorando el legítimo derecho de participación política de la Bancada de la Revolución Ciudadana, la segunda en número y primera en dignidad y consecuencia. Así son los amarres, digo los acuerdos; e igual resultado para las Comisiones Especializadas Permanentes de la Legislatura, donde concluirá el reparto excluyente entre “esa gente”. Y todos felices y contentos…. Menos la Patria.(O)

Caray, que ocurridos resultaron los transitorios del CPCCS y mucho más sus ahijados de la Corte Constitucional: que nadie meta mano en sus decisiones, que nadie dude de sus aciertos, que nadie chiste una palabra, porque son infalibles. Más que el Papa; y pasándose por encima del principio constitucional de rendición de cuentas, en virtud del cual todos tienen la obligación ineludible de responder por su desempeño en el servicio público. “Por esta sola vez”, como justificaban sus atropellos los regímenes tenebrosos de la tristemente célebre “aplanadora” en los pactos de la “regalada gana”, los transitorios quieren protegerse, blindarse para siempre jamás amén. Para ello ya cuentan con una curiosa (por decir lo menos), resolución de la Corte que por mandato de la Carta Magna debe ser la severa garante de la Constitución; pero en este caso parece que hizo lo contrario. Ay!, los transitorios.

Y se quedan unos diítas más, porque aún no les cuadra a su gusto los resultados electorales de la integración del nuevo CPCCS, que fue escogido por el voto popular el pasado 24 de marzo. Primero hicieron campaña por el voto nulo. La gente no le hizo el menor caso, primero porque además de ser evidentemente ilegal, fue grotesca la intromisión de los transitorios, pretendiendo inclusive la desaparición de ese Organismo, es decir, después de ellos, el diluvio. Ahora están tentados en descalificar a dos comisionados electos por considerarlos correístas y eso para ellos ha sido un “delito” gravísimo, mientras para el pueblo es el clamor por la recuperación de la Patria secuestrada. Les aterra que se instale una Comisión de Participación Ciudadana y Control Social en representación genuina de la gente, sin odiadores ni reaccionarios y en respeto al soberano.

En la Asamblea Nacional se dio el cambio de medio tiempo de sus Autoridades, con la elección de un equipo nacido al calor de acuerdos y componendas propias de la partidocracia de antaño que volvió con sus acostumbradas “habilidades y apetitos”. Se repartieron callimantita todas las dignidades, ignorando el legítimo derecho de participación política de la Bancada de la Revolución Ciudadana, la segunda en número y primera en dignidad y consecuencia. Así son los amarres, digo los acuerdos; e igual resultado para las Comisiones Especializadas Permanentes de la Legislatura, donde concluirá el reparto excluyente entre “esa gente”. Y todos felices y contentos…. Menos la Patria.(O) Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Etiquetas : ASAMBLEA NACIONALCPCCSJUAN CARDENASTRANSITORIOS
A %d blogueros les gusta esto: