Y si de arroz verde se trata, que investiguen la listita de Santiago Cuesta, en la que supuestamente consta las recaudaciones para la campaña de su jefe y amigo. Sólo mira la paja en ojo ajeno, ¿y la viga que tiene en el suyo? 

Por un boletín de prensa de ciertos “investigadores” odiadores selectivos y a destajo, ¡ele ya!, dos órdenes de prisión, allanamientos de morada y para escandalizar al vecindario, el lapidario titular del poder mediático: “Odebretch puso presidente en Ecuador”. Luego de que las detenidas estaban ante la autoridad de a 10/20, se pusieron a acomodar los cargos para la acusación: cohecho, enriquecimiento ilícito, asociación para delinquir, lavado de dinero, lavado de activos y…¡a la reja! Luego la amenaza de hacerlas pudrir en la cárcel, salvo que acepten la “colaboración eficaz” y embarren a Rafael Correa como lo hicieron en el caso Balda. Entonces sí, máximo en seis meses saldrían libres.

A ver, a ver, ¿tienen pruebas para demostrar que la corrupta y corruptora Odebretch entregó dinero a la campaña electoral de Correa-Glas? ¿Tienen pruebas? Nada de que “alguien me dijo”, que “es un fuerte rumor”, ni el consabido “cierto ha de ser”. Pruebas. ¿Las tienen?; porque en su delación contra Jorge Glas, el brasileño Santos Consensau dijo que dicha empresa no había entregado ni un centavo a la campaña del binomio de AP, que le dieron al tío Ricardo Rivera para el sobrino. Si esto no es verdad, se les cae el caso Glas, quien debe ser puesto en libertad ¡inmediatamente! Pero además es imposible que una empresa que fue expulsada del país precisamente por el Gobierno del Presidente reelecto, a base del criterio técnico y patriótico de su Vicepresidente, además obligada a resarcir los daños y perjuicios ocasionados en la defectuosa construcción de la Central hidroeléctrica San Francisco y sancionada con la ejecución de garantías, es imposible, repito, que haya donado dinero para la campaña de sus archi enemigos.

Y si esto fuera poco, trasladémonos al tiempo del perverso infundio: la campaña electoral presidencial y legislativa fue en el primer mes y medio del 2013. El 17 de febrero de dicho año ganó Correa en una sola vuelta y se posesionó el 24 de mayo del 2013. Las supuestas donaciones datan de noviembre del 2013 a febrero del 2014, en cuyo caso serían para la campaña de las elecciones seccionales de febrero del 2014. Habría entonces que preguntar si recibieron esos capillos:  Baroja, Barrera, Granda que fueron candidatos en esa contienda.

Qué rapidez y diligencia de la fiscalía. En horas armó la instrucción, ordenó la detención de dos damas, como si la prisión preventiva fuera boleto de circo, cuando la Constitución, la ley penal, la jurisprudencia y la doctrina universal la califican como una medida excepcional, pues afecta al bien jurídico y el derecho humano más preciado de las personas: su libertad. Con esa misma celeridad hubiera sido saludable que investigue el caso INAPAPERS. Nunca es tarde; para comenzar que solicite la apertura de la cuenta 100-4-107-1378 del Balboa Bank de Panamá. Quien nada debe, nada teme. Las cuentas claras y el chocolate espeso.

Y si de arroz verde se trata, que investiguen la listita de Santiago Cuesta, en la que supuestamente consta las recaudaciones para la campaña de su jefe y amigo. Sólo mira la paja en ojo ajeno, ¿y la viga que tiene en el suyo? (O)  Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Etiquetas : EcuadorInapapersJUAN CARDENASLENÍN MORENOLISTAOdebrecht
A %d blogueros les gusta esto: