Guo Cunhai, director de la Oficina de Investigación Social y Cultural del Instituto Latinoamericano de la Academia China de Ciencias Sociales

En la actualidad, China es el segundo socio comercial de América Latina, y América Latina se ha convertido en el segundo destino más grande para la inversión china en el extranjero, después de Asia. En los tres primeros trimestres del 2018, el comercio entre China y los países de América Latina y el Caribe aumentó un 20% interanual, alcanzando los US $ 228,6 mil millones. Más de 2,000 compañías chinas han establecido oficinas en América Latina, creando más de 1,8 millones de empleos.

El II Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional llevado a cabo en Beijing a fines de abril. Guo Cunhai, director de la Oficina de Investigación Social y Cultural del Instituto Latinoamericano de la Academia China de Ciencias Sociales, aceptó una entrevista con Pueblo en Línea. Después de casi seis años de cambios y desarrollo, la Iniciativa de la Franja y la Ruta ha atraído una gran atención en los círculos políticos, de negocios, en medios de comunicación y académicos de América Latina. El Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional es una expectativa común para los países latinoamericanos.

“Promoviendo el desarrollo económico de muchos países de América Latina”

En la actualidad, China es el segundo socio comercial de América Latina, y América Latina se ha convertido en el segundo destino más grande para la inversión china en el extranjero, después de Asia. En los tres primeros trimestres del 2018, el comercio entre China y los países de América Latina y el Caribe aumentó un 20% interanual, alcanzando los US $ 228,6 mil millones. Más de 2,000 compañías chinas han establecido oficinas en América Latina, creando más de 1,8 millones de empleos.

Guo Cunhai dijo que los diversos proyectos de infraestructura en el marco de la Franja y la Ruta “han promovido el desarrollo económico de muchos países de América Latina, y el aumento del nivel de vida de las personas en la región también es muy obvio”. Según la Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas, se estima que cada aumento del 1% en la economía china hará que la economía latinoamericana crezca un 0,5%. La conectividad de las instalaciones y la facilidad del financiamiento han logrado resultados notables en América Latina, lo que ha aportado beneficios económicos tangibles y un significado social a través de la cooperación de la Franja y la Ruta. Esta es también una cooperación pragmática que los países y pueblos latinoamericanos esperan.

Cada vez más países latinoamericanos se están convirtiendo en participantes importantes en la cooperación de la Franja y la Ruta, y desempeñan un papel relevante en el camino de la construcción conjunta de una comunidad compartida entre China y América Latina. Hasta ahora, 17 países de América Latina y el Caribe han firmado un acuerdo de construcción conjunta de la Franja y la Ruta con China. Guo Cunhai mencionó que los países latinoamericanos comparten un trasfondo histórico y cultural común, pero las diferencias entre ellos no deben ser subestimadas. Al mismo tiempo, debido a la distancia geográfica entre China y América Latina, aún hay espacio para mejorar y lograr que la iniciativa se entienda completamente. Al promover la construcción de la Franja y la Ruta, debemos tener en cuenta la universalidad y la particularidad, mejorar la comunicación política y el entendimiento mutuo, y permitir que más países y personas de América Latina experimenten una cooperación pragmática para saborear el fruto del desarrollo.

Los fructíferos intercambios de personas y cultura impulsan el nuevo desarrollo de las relaciones entre China y América Latina

Desde 2013, los líderes chinos han propuesto una serie de iniciativas y medidas importantes para fortalecer las relaciones y la cooperación entre China y América Latina en diversos campos, otorgando a las relaciones entre ambas partes un nuevo objetivo de desarrollo y un nuevo impulso. Empujado por la iniciativa de la Franja y la Ruta, los intercambios de educación entre China y América Latina, los proyectos de investigación y la cooperación entre el sector educativo y las instituciones educativas también están cambiando con rapidez.

Hace diez años, las relaciones sino-latinoamericanas comenzaron a acelerarse. Guo Cunhai considera que la cooperación entre ambos lados ha logrado resultados fructíferos. En primer lugar, desde principios del nuevo siglo, la enseñanza del español y el portugues en China experimentó un “boom”. En el 2018 habían más de cien universidades que enseñan el idioma español en China continental. Esta cifra es ocho veces mayor que los resultados de 1999. El número de universidades que ofrecen la enseñanza del idioma portugués ha aumentado de 2 a más de 30, cuya tasa de crecimiento es aún más sorprendente. En segundo lugar, han surgido muchas instituciones que se dedican al estudio de los países latinoamericanos o de la región. Desde que el Ministerio de Educación lanzó el programa “Base de investigación y formación de las regiones y los países” en 2010, especialmente desde la promulgación de las “Medidas provisionales para la formación y la construcción de bases de investigación regionales y nacionales” en 2015, la construcción de los centros de investigación de América Latina en China se ha desarrollado rápidamente. Hasta el 2018, China ya cuenta con cerca de 60 centros de investigación dedicados al estudio de los países latinoamericanos o de la región, entre los cuales aproximadamente el 70% se establecieron en los últimos cinco años.

América Latina es una extensión natural de la Ruta de la Seda Marítima del siglo XXI. La iniciativa de la Franja y la Ruta aporta una nueva situación de cooperación entre China y América Latina. Guo Cunhai señaló que la “Ruta de la Seda Marítima” y la “Ruta de la Seda Aérea” son los puntos especiales y el amplio espacio para que China-América Latina lleve a cabo la cooperación de la Franja y la Ruta. Las dos partes no solo pueden completar la cooperación de los proyectos de infraestructura, o realizar el comercio de importación y exportación de productos agrícolas o productos del mar, sino que también pueden desarrollar industrias marinas y tecnológicas de alto valor agregado y brindar un contenido más rico a la financiación del comercio.

Guo Cunhai también hizo hincapié en que el “aprendizaje mutuo” es uno de los elementos centrales del espíritu de la Ruta de la Seda, también es una parte importante para la futura implementación de la cooperación de la Franja y la Ruta entre China y América Latina. “China y América Latina son países en desarrollo. Ninguno país es superior o inferior, mejor o peor que cualquier otro. Debemos intercambiar, compartir y aprender mutuamente experiencias exitosas en base de igualdad para lograr una cooperación ganar-ganar.”

Confirmado.net / Diario del Pueblo

Etiquetas : América LatinaChinadirector de la Oficina de Investigación Social y Cultural del Instituto Latinoamericano de la Academia China de Ciencias SocialesFRANJA Y RUTAGuo CunhaiPUEBLO EN LÍNEA
A %d blogueros les gusta esto: