MUNDOTitulares

El equipo de Assange denuncia la “dura” sentencia del tribunal británico

Jennifer Robinson, abogada australiana de Julian Assange

La abogada australiana, Jennifer Robinson, y el director de WikiLeaks, Kristinn Harafsson, criticaron la “dura” sentencia de 50 semanas en prisión dictada contra Julian Assange en el tribunal londinense de Southwark este 1 de mayo.

“La sentencia es muy dura dadas las circunstancias y la detallada evidencia en mitigación (de los hechos y decisiones) que hemos expuesto ante la corte”, denunció Robinson a la salida del juzgado.

Harafsson, a su vez, cuestionó la actitud de la jueza Deborah Taylor, quien rechazó todos los argumentos en apoyo de Assange defendidos por el notable letrado británico, Marks Summer.

“Ha impuesto de hecho la máxima sentencia y presiento que vino con la decisión tomada de antemano”, alegó el director de la plataforma informativa en declaraciones a Sputnik.

Assange compareció tras la cristalera de seguridad de la sala 1 del Tribunal de Southwark, al sur del Támesis, e intervino oralmente en la vista en un par de ocasiones.

Presentaba un aspecto físico visiblemente mejorado desde su violenta salida de la Embajada y su comparecencia ante la Corte de Magistrados el pasado 11 de abril.

En Southwark, a donde fue trasladado del penal de máxima seguridad de Belmarsh, vestía americana oscura sobre una camiseta gris; llevaba el pelo corto y lucía perilla.

Aún no ha recibido “visitas privadas” en la cárcel del este de Londres, según confirmó el equipo de WikiLeaks.

“Estamos decepcionados con la sentencia, pero nuestra máxima preocupación siempre ha sido el riesgo de que sea extraditado a Estados Unidos”, agregó la abogada.

La próxima vista preliminar de este proceso abierto por el Tribunal del Estado de Virginia está prevista de celebrarse este jueves 2 de mayo, con Assange siguiendo los trámites por vídeo conferencia.

“El titular del departamento de Justicia señala al pirateo, pero las alegaciones del cargo de acusación plantean cuestiones fundamentales sobre la protección de las fuentes periodísticas y tendrá gélidas consecuencias si progresa esta petición de extradición”, advirtió Robinson.

Para Hrafnsson, el caso contra el fundador de WikiLeaks es “una lucha por la libertad de prensa” en la que deberían volcarse los “medios, los periodistas” y la ciudadanía en general.

“La sentencia de hoy es un escándalo, pero la lucha continua “, retó a la salida del juzgado.

Estados Unidos reclama al expatrón de Wikileaks por presunta conspiración para acceder a archivos electrónicos con datos comprometidos sobre la actuación de las fuerzas armadas del país en Irak y Afganistán, entre otros documentos.

“Va a ser una cuestión de vida o muerte para Assange y también una cuestión de vida o muerte para los principios periodísticos”, alertó el profesional islandés.

La juez Taylor descartó de antemano argumentos de la defensa referentes al caso de extradición y rechazó después todos los puntos mitigantes expuestos por Summers, desde el miedo de Assange de ser deportado a EEUU a su deterioro físico y mental en los casi siete años de su refugio en la Embajada de Ecuador en Londres.

“Aunque haya tenido miedo de lo que pudiera sucederle, pudo elegir y el curso de acción que usted escogió fue cometer este delito”, declaró la jueza al dictar sentencia.

La magistrada resaltó el “gasto de 16 millones de libras” (unos 18 millones de euros al cambio actual) que ha costado al “contribuyente” británico la vigilancia de la legación ecuatoriana.

Confirmado.net / Sputnik

Etiquetas : ASSANGEAustraliaJennifer RobinsonReino UnidoWIKILEAKS
A %d blogueros les gusta esto: