El cuento de la corrupción (O) Juan Cárdenas

Todo era cuestión de tiempo

Gritaron, vociferaron, escandalizaron, se tomaron los titulares de su prensa mercantil para acabar, según “ésa gente”, con el correísmo, para que nunca más el pueblo se acuerde ni elija a un hijo de la Revolución Ciudadana. Tanto esfuerzo que hicieron para que, con la consulta inconsulta, se cerrara para siempre jamás amén, la más remota posibilidad de una candidatura de Rafael Correa. Dijeron que se ha llevado 70 mil millones, otros más “generosos”, calcularon en 100 mil millones de dólares el monto del supuesto atraco que para ellos estaba allí, clarito, a la vista. Sólo que dicha suma coincidía con la extraordinaria inversión de la Década Ganada en salud, educación, seguridad ciudadana, vialidad, vivienda, infraestructura, hidroeléctricas, control de inundaciones, puertos, aeropuertos, Ecu-911. Acusaron de corrupción con dos intenciones: para cerrarle el paso al correísmo; y desviar la atención pública de los atracos y más travesuras que estarían cometiendo.

“Cójanle al ladrón”, grita el mañoso para despistar a la poblada que persigue al verdadero culpable. Igualito sucede con los perseguidores que han desatado una cacería sin pruebas ni fundamento legal. Es el LAWFARE al rojo vivo, con un Vicepresidente preso “por la fuerza de las circunstancias”. Le encerraron y luego se inventaron por allí un tipo penal para acusarle y justificar su odio. Jorge Glas es un Preso Político, víctima del más insoportable linchamiento mediático y de la negación de sus derechos humanos en el viacrucis de un tortuoso proceso que lo han convertido en el trofeo de los vengativos. Pero desde el 24 de marzo último ya no comen,  no duermen, no encuentran consuelo. A lo mejor adelantan las elecciones para que el cachorro llegue, porque con Correa la ven muy difícil, casi imposible.

En la otra esquina, la Presidenta de la Asamblea Nacional es sorprendida con el micrófono abierto, hablando bascosidades de sus propios colegas, desde “imbéciles” hasta “hijos de….”, y allí no pasó nada, se agruparon sus áulicos para no sancionarle; pero ni la salvaron ni la condenaron, se quedó en el limbo; pero lejos de una eventual reelección como era su aspiración, si no fuera por la boca sucia. Al momento hay como 14 precandidatos dispuestos a “sacrificarse”. Será elegible quien garantice la independencia de la función legislativa de las zarandeadas autoritarias de la ministra del Interior; y que esté dispuesto a fiscalizar las serias denuncias en contra “del que sabemos”.

Semana de ocurrencias, con feriados, desferiados, vueltas a feriados a punta de decretos que acabaron mareando a los eternos dirigentes gremiales que muy pletóricos se dieron por satisfechos con lograr que todito el día miércoles primero de mayo sea feriado, alcanzando así el culmen de sus “más altas aspiraciones”. Son los que se opusieron a la elección nacional, directa, universal y secreta de los dirigentes sindicales, con tal de seguir mangoneando una representación que a nadie representa. (O) Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

- Publicidad Bottom Ad -