Un estudio publicado en ‘Nature’ muestra que los microbios consumen y, fundamentalmente, ayudan a atrapar una pequeña cantidad de carbono que se hunde en la Tierra.

Este hallazgo tiene implicaciones importantes para comprender los procesos fundamentales de la Tierra y para revelar cómo la naturaleza puede potencialmente ayudar a mitigar el cambio climático.

En una zona de subducción hay comunicación entre la superficie de la Tierra y el interior. Dos placas chocan y la placa más densa se hunde, transportando material desde la superficie al interior de la Tierra. Demostrar que los microbios en la superficie cercana están jugando un papel fundamental en la forma en que el carbono y otros elementos están encerrados en la corteza proporciona una comprensión nueva y profunda de los procesos de la Tierra y ayuda a los científicos a modelar cómo se puede desarrollar el interior de la Tierra con el tiempo.

El coautor, el profesor Chris Ballentine, jefe del Departamento de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Oxford, en Reino Unido, dice: “Lo que hemos demostrado en este estudio es que en áreas que son de importancia crítica para devolver químicos al planeta –estas grandes zonas de subducción– la vida está secuestrando carbono. En escalas de tiempo geológicas, la vida podría controlar los químicos en la superficie y almacenar elementos como el carbono en la corteza”.

Esta es la primera evidencia de que la vida subterránea desempeña un papel en la eliminación del carbono de las zonas de subducción. Se ha establecido que los microbios son capaces de tomar el carbono disuelto en el agua y convertirlo en un mineral dentro de las rocas. Este estudio demuestra que el proceso está ocurriendo a gran escala en una zona de subducción. Es un proceso de secuestro de CO2 natural que puede controlar la disponibilidad de carbono en la superficie de la Tierra.

El autor principal, el doctor Peter Barry, quien realizó la investigación en el Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Oxford, apunta: “Encontramos que una cantidad sustancial de carbono está siendo atrapada en áreas no volcánicas en lugar de escapar a través de volcanes o hundirse en el interior de la tierra. Hasta este punto, los científicos habían asumido que la vida juega poco o ningún papel en si este carbono oceánico se transporta hasta el manto, pero encontramos que la vida y los procesos químicos trabajan juntos para ser los guardianes del suministro de carbono al manto”.

PROCESOS PREVIAMENTE NO RECONOCIDOS EN LA CORTEZA SOBRE LA ZONA DE SUBDUCCIÓN

Durante la expedición de 12 días, el grupo de científicos multidisciplinarios de 25 personas recolectó muestras de agua de fuentes termales en toda Costa Rica. Los investigadores han predicho durante mucho tiempo que estas aguas termales escupen las antiguas moléculas de carbono, que se han sometido a un proceso de millones de años antes. Al comparar las cantidades relativas de dos tipos diferentes de carbono, llamados isótopos, los científicos demostraron que las predicciones eran ciertas y que en la corteza sobre la zona de subducción actuaban procesos no reconocidos previamente para atrapar grandes cantidades de carbono.

Después de sus análisis, los científicos estimaron que aproximadamente el 94 por ciento de ese carbono se transforma en minerales de calcita y biomasa microbiana.

La autora principal, Karen Lloyd, profesora asociada de Microbiología en la Universidad de Tennessee, en Knoxville, apunta: “Estos microbios están literalmente secuestrando carbono. Los científicos están trabajando activamente en la captura de carbono para mitigar el cambio climático y la captura y almacenamiento de carbono como un medio para enterrar los gases de efecto invernadero durante largos periodos de tiempo. Nuestro estudio es un muy buen ejemplo de lo que ocurre naturalmente, y no se reconoció previamente. Este estudio muestra que esto sucede en una gran escala”.

El coautor Maarten de Moor, profesor del Observatorio de Vulcanología y Sismología de la Universidad Nacional de Costa Rica, añade: “Es sorprendente considerar que pequeños microbios pueden influir en los procesos geológicos a escalas similares a estos volcanes poderosos y visualmente impresionantes que son conductos directos al interior de la tierra. Los procesos que hemos identificado en este estudio son menos obvios, pero son importantes porque están operando en enormes áreas espaciales en comparación con los volcanes”.

Los científicos ahora planean investigar otras zonas de subducción para ver si esta tendencia es generalizada. Si estos procesos biológicos y geoquímicos se producen en todo el mundo, se traducirían en un 19 por ciento menos de carbono que entra en el manto profundo de lo estimado previamente.

El coautor Donato Giovannelli, profesor asistente en la Universidad de Nápoles Federico II, en Italia, y científico afiliado en la CNR-IRBIM y la Universidad de Rutgers, Estados Unidos, dice: “Es probable que haya más formas en que la biología haya tenido un gran impacto en la geología; Aún no los hemos descubierto.

El doctor Peter Barry, ahora científico asociado de la Institución Oceanográfica Woods Hole, agrega: “Tenemos personas de tres campos diferentes que trabajan juntas y solo con un enfoque interdisciplinario de este tipo se pueden hacer estos avances. En el futuro, esto cambiará la forma en que las personas ven estos sistemas. Para mí eso es emocionante”.

Confirmado.net / EUROPA PRESS


Etiquetas : 'Nature'carbono profundoEUROPA PRESSmicrobios
A %d blogueros les gusta esto: