Se van pero dejando una ventana semiabierta. Al Consejo de Participación Ciudadana transitorio le quedan 24 días de vida y tiene, al menos, dos procesos de designación pendientes y uno que ni siquiera fue tocado: la nominación del Contralor General del Estado.

Esto, porque los consejeros encargados, con Julio César Trujillo a la cabeza, se conectaron con la idea del contralor subrogante, Pablo Celi, de reemplazar la Contraloría por un Tribunal de Cuentas. La propuesta fue lanzada por todo lo alto, pero el proceso para conformarlo se ha ido ralentizando con el pasar de los días.

Nada garantiza que los nuevos integrantes del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), que fueron elegidos el 24 de marzo pasado, decidan no esperar más y reactiven el concurso para reemplazar a Celi que asumió el cargo tras la salida de Carlos Pólit y, de ahí en adelante, ha esquivado cualquier proceso de evaluación y renovación.

Esta posibilidad se hace más latente cuando algunos de los nuevos consejeros han planteado incluso revisar todo lo actuado por los salientes, incluyendo las designaciones. En el Consejo transitorio son conscientes de aquello, pero confían en que “sintonizarán” con la propuesta del Tribunal de Cuentas.

LEA MÁS EN EL EXPRESO 

Etiquetas : contraloríaCPCCS-tEcuadorpolítica
A %d blogueros les gusta esto: