Es lamentable que un gobierno que se jactaba de los nuevos aires de libertad, que decía que es bienvenido el periodismo de investigación porque es asesoría gratuita y proclamaba la “cirugía mayor contra la corrupción” haya entregado a un ícono del periodismo a un destino que le depararía días de sufrimiento.


Amanecía en Ecuador el 11 de abril de 2019 y el presiente Lenín Moreno ofrecía una cadena de radio y televisión, algo inusual en el mandatario adepto a dar sus informes a la nación en las noches en sus casi dos años de mandato.

No se trataba de cualquier tema de la cada vez más caliente coyuntura política interna. El anuncio era nada más y nada menos que del retiro del asilo y entrega en el interior de la Embajada de Ecuador (territorio ecuatoriano) en Londres del australiano-ecuatoriano Julián Assange.

Tras el arresto a empellones, las reacciones en el mundo no se hicieron esperar. La aprobación y rechazo desde el punto de vista legal y periodístico son hasta el momento el punto central de medios y redes sociales.

Confirmado.net al ser un medio alternativo está en la obligación moral y profesional de ofrecer a sus lectores su punto de vista respecto de este acontecimiento de trascendencia mundial.

Esta redacción consideró que el análisis más allá de ideologías debe enfocar su opinión en el punto de vista periodístico.

En ese sentido, es unánime el rechazo a la decisión que se busca disfrazar de soberana cuando en el fondo se está atacando de manera despiadada a la libertad de expresión y de prensa, principio universal en materia de Derechos Humanos.

Intelectuales de distintas ideologías han coincidido en condenar el hecho del pésimo precedente que se sienta al entregar a un periodista que ha aportado a través de su sagaz y valiente trabajo la más repugnante realidad del poder mundial.

Cabe recordar que a principios del siglo en curso los informes del portal WikiLeaks  fueron celebrados y publicados por los medios de comunicación alrededor del mundo. Sin embargo cuando esos informes comenzaron a incomodar a los poderosos, el periodista Julian Assange dejó de ser catalogado como periodista y se le comenzó a tildar de “hacker”.

Ya a mediados del siglo XX el activista por los derechos civiles, el estadounidense de origen africano Malcom X decía: “Si no estás prevenido ante los medios te harán odiar al oprimido y amar al opresor”.

Es lamentable que un gobierno que se jactaba de los nuevos aires de libertad, que decía que es bienvenido el periodismo de investigación porque es asesoría gratuita y proclamaba la “cirugía mayor contra la corrupción” haya entregado a un ícono del periodismo a un destino que le depararía días de sufrimiento.

El periodismo libre debe estar en vigilia. Hay que aunar esfuerzos para que uno de sus referentes no sea sometido a injustos procesos por hacer su trabajo.

Un eventual castigo sentará un grave precedente. (O)


Punto de vista Editorial de Confirmado.net

Etiquetas : EcuadorJulian AssangeperiodistaPRENSA MUNDIALReino Unido
A %d blogueros les gusta esto: