Ningún pais  puede confirmar que haya construido su bienestar con el “apoyo” y “auxilio” del Fondo Monetario Internacional, cuya directora Christine Lagarde advirtió preocupada que “los ancianos viven demasiado y eso es un riesgo para la economía global. Tenemos que hacer algo y YA” ¿La cámara de gas?; ¿fusilamientos en masa? Y esta “adolescente” (65 años), es quien dirige las políticas intervencionistas para someter a los países que se dejan engatusar por sus tenebrosas Cartas de Intención y elrecetario para la destrucción de la equidad, la solidaridad, el Sumak kausay.

El neoliberalismo que hoy entiende cualquiera por sus efectos demoledores en la destrucción de nuestras naciones, es la crónica de una crisis anunciada y lo que es peor, inducida, producida a propósito para vender la Patria a la voracidad del capital extranjero. El neoliberalismo comienza por imponer el aumento de las tarifas de servicios básicos, la eliminación de los subsidios para el pueblo, mientras mantiene los de la oligarquía con la falsa figura de incentivos, subida de los precios de los combustibles líquidos y el gas, las privatizaciones del sagrado patrimonio del Estado con la engañosa figura de las concesiones, siempre de la troncha apetitosa de las telefónicas, el petróleo, las eléctricas.

El neoliberalismo detesta los impuestos directos, es decir los tributos a la renta, a la generación de riqueza. Apuesta por los impuestos indirectos, como el ICE o el IVA que indiscriminadamente afectan a todos los consumidores, cometiéndose una terrible injusticia tributaria, siempre en provecho de las élites empresariales que sin ganar las elecciones hoy nos gobiernan. Pero su voracidad no tiene límites, ahora van por dos opciones: o desaparecen el CPCCS; o le castran su indelegable facultad nominadora que por mandato constitucional le corresponde hacer de los órganos de Control. Pero no, la oligarquía no está para concursitos ni esas “tonteras”, sus pupilos tienen apellidos compuestos, con guión al medio, son hijos de las estatuas, ¡qué se van a mezclar con la chusma!

Todo esto es parte del retorno del neoliberalismo. Buscan privatizar el IESS para tomarse los fondos previsionales de los afiliados, ignorando que el pueblo les dijo NO en consulta. Plantean un venenoso paquete de “flexibilización laboral” para retardar el contrato de prueba, bajar los salarios, aumentar la jornada laboral, eliminar las utilidades, volver al trabajo por horas, es decir quieren eliminar la responsabilidad patronal, con el perverso pretexto de incentivar la producción. Por el contrario, se debe reivindicar el salario de la dignidad, la afiliación obligatoria de los trabajadores y empleados al IESS, el pago de impuestos, que tuvo la virtud de producir la prosperidad de los empleadores y algo de bienestar a la clase obrera. Esto ocurrió en la década ganada. ¿Para qué entonces someter al Ecuador de todos al pérfido tutelaje del FMI? (O) Juan Cárdenas

Confirmado.net

 

Etiquetas : FMIJUAN CARDENASVuelve los chulqueroa
A %d blogueros les gusta esto: