El expresidente de Sierra Leona, Ernest Bai Koroma, descubre la gasa de un paciente operado de cataratas. Koroma visitó el Arca de la Paz, un buque hospital de la armada del Ejército Popular de Liberación de China (PLA, por sus siglas en inglés), el 25 de septiembre del 2017. Durante el encuentro, el presidente elogió los servicios médicos gratuitos ofrecidos a bordo a pacientes de Sierra Leona, y extendió su agradecimiento al personal médico del buque. (Foto: Pueblo en Línea)

China, el país en desarrollo más grande del mundo, ha ofrecido una importante asistencia a otros países en desarrollo dentro del marco de la cooperación Sur-Sur.

Promoviendo eficazmente el desarrollo económico y social de estos países , China ayuda los países receptores a reducir la pobreza y mejorar sus medios de vida.

También ha contribuido enormemente al estrechamiento de la brecha norte-sur, perfeccionar la Cooperación Sur-Sur y avanzar en la construcción de una comunidad de futuro compartido para la humanidad. Con sus hechos y resultados, China establece un ejemplo de gran país responsable.

Durante su cooperación con el exterior, China siempre se ha adherido a los principios de igualdad, confianza mutua y cooperación ganar-ganar. Tambien ha innovado en formas de asistencia, ofreciendo beneficios al desarrollo independiente de los países en desarrollo.

Sin embargo, algunas opiniones occidentales insisten en tratar de manchar el prestigio de la asistencia internacional de China, tildándola sin base alguna como “trampa de deuda” para los países receptores. Incluso vinculan la cooperación exterior de China con prácticas del “neocolonialismo”.

En este sentido, China debe mantener una clara postura y exponer los logros de su ayuda al exterior.

Estudiantes etíopes aprenden las técnicas tradicionales del tejido de bambú chino en un taller de Baijie, en Naxi, Luzhou, provincia de Sichuan, 28 de agosto del 2018. (Foto: Pueblo en Línea)

La asistencia al exterior es una responsabilidad y obligación de los países desarrollados.

La ONU ha emitido un explícito requisito al respecto cuando solicitó que los países desarrollados donaran el 0,7 por ciento de su ingreso nacional para ayudar a los países en desarrollo, un índice importante para evaluar la ayuda extranjera de cada país.

Sin embargo, la mayoría de los países desarrollados -que están entre los 28 miembros del Comité de Asistencia para el Desarrollo dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos- no lograron cumplir esa norma. En cambio, es apreciable que China ofrezca asistencia a otros países en desarrollo.

La cooperación exterior desempeña un papel importante en el compromiso internacional de China. De igual manera, los países en desarrollo siguen siendo una parte importante del programa de cooperación exterior chino.

La ayuda internacional que ofrece China no va más allá del marco de la Cooperación Sur-Sur, conceptualizada como la ayuda mutua entre países en desarrollo. China no preestablece ninguna condición política para su ayuda exterior. Además, siempre respeta la voluntad y la demanda de los países receptores.

China también se adhiere a la igualdad de consultas y no exporta el modelo chino de desarrollo, centrándose en el desarrollo económico y social de la comunidad local. Esa es la diferencia fundamental entre el modelo de ayuda y cooperación exterior de China con respecto a los países occidentales.

“Dale a un hombre un pez y lo alimentarás un día; enseña a un hombre a pescar y podrá alimentarse toda la vida”. Alineando sus estrategias de desarrollo con los países en desarrollo, China ha mejorado las habilidades de los países receptores mediante las capacitaciones.

El país también atribuye gran importancia a la construcción de infraestructuras y ha construido un gran número de proyectos en los países receptores. Estos proyectos contribuyen a la reducción de la pobreza de las comunidades locales, y mejoran la percepción objetiva de la ganancia en la población local.

La ayuda exterior de China crece gradualmente y también crece su influencia. La escala y el nivel de la ayuda al extranjero que China ofrece están en consonancia con el desarrollo del país. Este crecimiento no significa que la nación está ayudando por encima de sus posibilidades.

La cooperación exterior de China no es sólo un esfuerzo unilateral, ya que el beneficio mutuo y los resultados ganar-ganar mantienen una posición importante. Al ofrecer apoyo en infraestructura y proyectos productivos a los países receptores, China también está creando oportunidades para que sus empresas se globalicen.

Por ejemplo, desde el 2009 es el mayor socio comercial de África. Esto indica que, a través de la cooperación exterior, China y los países receptores han logrado dividendos y desarrollo compartidos.

La ayuda de los países occidentales a los países en desarrollo, a menudo tiene un compromiso económico y político, lo que ha añadido carga a los beneficiarios, tanto a través de la historia como en el presente.

Por el contrario, al ampliar la cooperación y promover activamente el desarrollo social y económico de los países en desarrollo, China mejora la capacidad de estas nacionales para pagar sus deudas.

Los hechos hablan más que las palabras. Los esfuerzos de China son muy reconocidos por los países en desarrollo. Mejorar el nivel de vida de esos países no es sólo responsabilidad de China como gran país en desarrollo. Es también un anhelo del propio pueblo chino.

El autor es subdirector y profesor del Instituto de Estudios Africanos de la Universidad Normal de Zhejiang

Confirmado.net / Pueblo en Línea / China

Etiquetas : cooperación exterior de ChinaCooperación Sur-Surdiario del puebloONU
A %d blogueros les gusta esto: