Mencio fue nombrado como “segundo sabio” en honor a su carácter y conocimiento. Su filosofía era considerada un confucianismo ortodoxo.

También conocido como Mengzi, uno de los más reconocidos sucesores de la doctrina de Confucio, es considerado como uno de los grandes filósofos, teórico político y educador de la historia china.

Mencio nació en el año 372 a.C. durante el período de los Reinos Combatientes (403-222 a.C.).
Cuando tenía tres años su padre murió y su madre por situaciones económicas tuvo que mudarse varias veces hasta que se estableció cerca de una escuela donde ella creía que el ambiente educativo tendría buena influencia para su hijo. Cuando Mencio creció se convirtió en un erudito.

Su vida se desarrolló en una época beligerante tras la desaparición del antiguo sistema feudal Chou y el aumento de un nuevo orden en el que prevalecían las guerras para ampliar los territorios. No obstante, Mencio apostó a promover la idea de moralidad y benevolencia.
De hecho su filosofía se basa en que el hombre es bueno por naturaleza y debe poder desarrollar una conducta razonable y recta.

Según los pensamientos de Mencio, cuando las atenciones de uno no se reconocen, se debe mirar hacia adentro para preguntarse si la atención fue suficiente.
Asimismo, consideraba que cuando el consejo de uno no se toma, uno debe preguntarse si era lo suficientemente sabio. Y cuando la bondad de uno no se aprecia, hay que preguntarse si fue lo suficientemente sincero.

La filosofía del maestro Mencio indicaba que cada vez que se recibe una respuesta desagradable de los demás, uno siempre debe examinarse a sí mismo para encontrar la razón en lugar de culpar a los otros.

Para el filósofo confucionista, una persona no debe ser juzgada por su riqueza o rango, sino por su capacidad para mantener un alto estándar moral.

“Al mirar hacia arriba, no tiene motivo para avergonzarse ante el Cielo, y al mirar hacia abajo, no tiene razón para sonrojarse ante los hombres”, reflexionaba el sabio.

También solía decir que para evitar enredarse en las posesiones materiales y las comodidades físicas, hay que regresar a la bondadosa naturaleza innata, esto requiere de una gran determinación y capacidad de resistencia.

Sus enseñanzas fundamentadas en la nobleza humana si bien eran respetadas no fueron del agrado de las élites guerreristas.

Después de pasar por muchos Estados, recibiendo apenas la oportunidad de ver su filosofía implementada por aquellos duques, finalmente Mencio estaba lleno de decepciones. Luego regresó a su ciudad natal y se centró en la enseñanza a sus alumnos hasta que murió a la edad de 83 años en el 289 a.C.

Mencio fue nombrado como “segundo sabio” en honor a su carácter y conocimiento. Su filosofía era considerada un confucianismo ortodoxo.

Se le atribuye la escritura del Mengzi, libro que constituye uno de los cuatro textos pilares del neoconfucianismo, junto al Lun Yu, el Ta Hsüeh y en Chung Yung.

Sus enseñanzas se encuentran registradas en forma de diálogo de sus distintos encuentros con varios gobernantes, los cuales tuvieron lugar en su vejez.

Existe un debate histórico sobre su verdadera autoría, pues mientras la mayoría de los especialistas señalan que el texto sí fue escrito casi en su totalidad por Mencio, y terminado por sus discípulos inmediatamente después de su fallecimiento, existe un grupo que piensa que fue completamente escrito por sus discípulos después de la partida física de este filósofo.

Confirmado.net

Etiquetas : ChinaCONFUCIOLUN YUNMENCIOMENGZITa Hsüeh
A %d blogueros les gusta esto: