Cambios en el cálculo de la deuda pública, armonización de los sueldos de los empleados públicos con los del sector privado y actualización de las tarifas de los servicios que prestan las entidades públicas son algunas de las múltiples acciones que el Gobierno implementará en lo que resta del año.

Son parte de la Carta de Intención con la que Ecuador solicitó al Fondo Monetario Internacional (FMI) financiamiento presupuestario temporal por $ 4.200 millones.

El documento de 18 páginas fue suscrito por Richard Martínez, ministro de Economía y Finanzas, y Verónica Artola, gerente del Banco Central del Ecuador (BCE).

LEA MÁS EN EL TELÉGRAFO 

Tags : economíaEcuadorFMILENÍN MORENO