CHINATitulares

(Dos sesiones): Encontrar “la nueva esperanza” para el sector privado de China

Por Lu Yun

BEIJING, 13 mar (Xinhua) — Cuando Liu Yonghao, presidente del conglomerado agrícola New Hope Group de China, entró en el Gran Palacio del Pueblo con un discurso titulado ‘Hay esperanza para las compañías privadas de China’ en 1993, estaba nervioso y emocionado.

Emocionado porque era raro que un empresario del sector privado se convirtiese en asesor político nacional y que, además, tuviese la oportunidad de pronunciar un discurso en el evento político más importante del país. También estaba nervioso porque el tema estaba considerado “sensible” en aquel momento, cuando las empresas estatales dominaban todavía la economía.

Para su sorpresa, su discurso, que enfatizaba las palabras clave “privado” y “esperanza”, recibió múltiples rondas de aplausos en el Gran Palacio del Pueblo.

Veintiséis años después, este empresario nacido en Sichuan se ha convertido en una de las caras más reconocibles de las “dos sesiones” anuales de China, puesto que lleva cinco mandatos como miembro del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh) y uno como diputado de la Asamblea Popular Nacional (APN).

“El sector privado se ha convertido en una parte importante de la economía gracias a la reforma y apertura del país”, destacó Liu, de 67 años de edad, en el marco de las dos sesiones anuales de los máximos órganos legislativo y de asesoría política del país.

Liu, un millonario que construyó su fortuna desde la nada, es conocido como el “rey de la alimentación para animales”. Mucho antes de que los magnates tecnológicos chinos se hicieran famosos con sus productos de internet, Liu aparecía regularmente en la lista de los más ricos de China de Forbes, enriquecido por ayudar a los campesinos chinos a criar cerdos.

Cada primavera desde 1993 Liu viaja a Beijing con al menos cinco propuestas. Esta vez presentó ocho, la mayoría de las cuales se centran en servir a las empresas privadas o mejorar el sector agrícola.

“Dicen que soy el rey de la alimentación para animales, un pionero de la reforma y de la lucha contra la pobreza de China. Pero por encima de todo soy un empresario privado”, recalcó Liu, con su tono amable característico y su constante sonrisa.

Este hombre, que se describe a sí mismo como un veterano asesor político, ha presentado una serie de propuestas que luego se han ido convirtiendo en políticas o iniciativas gubernamentales que promovieron el crecimiento del sector privado del país.

En 1993, ante las dificultades financieras del sector privado, Liu propuso establecer un banco centrado en los intereses de las compañías privadas, lo que condujo a la creación del Banco Minsheng de China tres años después, el primer banco nacional fundado con capital privado.

En 2003 se puso al frente de un grupo de miembros de la CCPPCh para investigar el bienestar de la economía privada, labor que se convirtió en informes que ayudaron a dar forma a los famosos “36 elementos para apoyar al sector no público”.

Liu habla en nombre de un grupo que es importante para él y para el país, se preocupa por su desarrollo y lucha para que tenga un entorno mejor, afirmó Li Yining, un reconocido economista que trabajó con Liu en la investigación de la economía privada.
“Su fortuna no lo distrae nunca”, agregó Li.
El año pasado, como miembro del XIII Comité Nacional de la CCPPCh, Liu explicó ante los periodistas en el Gran Palacio del Pueblo su plan de formar a trabajadores de “cuello verde” para revitalizar las zonas rurales.

“El ‘cuello verde’ se refiere a una nueva generación de agricultores y técnicos en las zonas rurales, que deben ser respetados y ganar un salario decente”, defendió Liu.

Este año propuso que el país invierta más en estudios agrícolas para que los titulados en materias relacionadas opten por volver a las zonas rurales y se dediquen a la agricultura, lo que actualmente no es una idea popular entre los graduados universitarios.

“Si estás bien recompensado y tienes una carrera laboral prometedora, realmente no importa si crías cerdos o fabricas aviones”, manifestó Liu.

Siempre que menciona la palabra “agricultores”, le gusta añadir “amigos”.

“La innovación tecnológica debe estar al servicio de los intereses de nuestros amigos campesinos”, dijo Liu refiriéndose a un banco de internet que recientemente ayudó a poner en marcha y que utiliza macrodatos para aliviar las dificultades en el acceso al crédito de los agricultores.

Nacido en una familia pobre de la provincia suroccidental china de Sichuan, Liu empezó a criar codornices y gallinas junto con sus tres hermanos mayores en los años 80. Después de que el banco local rechazara prestar dinero unos “nadies”, la familia de Liu tuvo que vender su bicicleta y el reloj para reunir 1.000 yuanes (cerca de 150 dólares) como capital inicial.

Estos humildes comienzos hicieron que Liu fuese muy consciente de las dificultades a las que las compañías privadas y los campesinos se enfrentan. El banco de internet que ayudó a crear en 2016 tiene como objetivo ayudar a los “nadies” a lograr créditos pequeños, principalmente con un período corto de pago, de unos meses.

“El período de pago es justo el suficiente para criar a los cerdos”, dijo Liu, quien ocupó el puesto 60 en la lista de ricos de China de Forbes el año pasado.

Recuerda con claridad cómo se levantaba a las 5:00 cada día cuando era niño para recoger trozos de carbón y ramas para que su familia no tuviese que comprar carbón para la cocina.

“Si no iba siempre un paso por delante, otros chicos se llevaban todo el carbón”, rememoró Liu con una carcajada.
“Ir medio paso por delante” es el lema de Liu como buen comerciante. Antes de que las empresas de los sectores tradicionales empezaran a actualizarse como parte de la reforma estructural del país, el New Hope Group ya se había adentrado en la biotecnología y la tecnología financiera.

“A diferencia de la sonrisa simple que siempre muestra, los ámbitos comerciales del New Hope Group están ahora muy diversificados”, comentó Wang Shi, fundador de Vanke.

“Está intentando construir un imperio agrícola”, señaló Wang.

Como un empresario que encarna los 40 años de la reforma y apertura de China, Liu sabe que ningún imperio se construye sin las oportunidades que ofrecen los tiempos en los que se desarrolla.

“Cuando dije que ‘hay esperanza para las compañías de China’ hace 26 años, creía que el sector privado podía ser un apoyo fuerte para la economía”, indicó Liu.

Actualmente, el sector privado contribuye más del 50 por ciento de los ingresos por impuestos, el 60 por ciento del PIB, el 70 por ciento de la innovación tecnológica, el 80 por ciento del empleo urbano y el 90 por ciento de los nuevos trabajos y nuevas empresas.

“El sector privado es la nueva esperanza para la economía china”, afirmó Liu.

Confirmado.net / XINHUA

Etiquetas : ChinaDOS SESIONESSECTOR PRIVADOXINHUA