Maduro dice que Venezuela es epicentro de batalla mundial entre socialismo y capitalismo

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, señaló el miércoles que su país es escenario de una lucha entre dos fuerzas ideológicas contrapuestas, el capitalismo y el socialismo.

“Nos han puesto en el centro de una gran batalla mundial, entre el socialismo del siglo 21 y el viejo capitalismo neoliberal; estamos en el centro de esa batalla”, dijo Maduro en un encuentro con los trabajadores de las empresas básicas (empredel estado Bolívar (sur).

El presidente añadió que el miércoles dio la orden de firmar los contratos colectivos que estén pendientes en todas las empresas públicas.

Maduro no hizo referencia al paro escalonado de empleados públicos que planifican varios sindicatos y la oposición.

Pero el mandatario afirmó que lo apoyan la clase obrera y la verdadera dirigencia sindical.

“Estos son dirigentes de verdad, verdad, de la clase obrera, estos sí son dirigentes; y como estos, miles de dirigentes, cuadros, líderes que tenemos allí adentro en la profundidad de la clase obrera”, dijo Maduro.

El presidente añadió que “una de las fortalezas de la revolución bolivariana es el poder obrero, (…) el poder sindical que tenemos, que es demoledor, si nos buscan por ahí, prepárense para una gran derrota la oligarquía y la derecha golpista”.

Por otra parte, Maduro anunció la firma de una alianza minera con Palestina y 154 acuerdos con organizaciones de minería artesanal de Bolívar para la producción de diamantes.

El martes, el líder opositor Juan Guaidó se reunió con representantes de sindicatos de empleados públicos y tras el encuentro anunció que los sindicalistas propusieron lanzar un paro escalonado en el sector estatal con el fin de terminar con el Gobierno de Maduro.

El 5 de enero, el diputado Juan Guaidó fue elegido presidente de la Asamblea Nacional, parlamento unicameral en desacato desde 2016.

El 23 de enero, dos días después de que el Tribunal Supremo anulara su designación, el diputado se autoproclamó “presidente encargado” de Venezuela, apelando a un artículo de la Constitución que prevé la figura en caso de que exista un vacío de poder, pero no bajo el argumento de “usurpación del cargo”, como alegó Guaidó.

Maduro, quien asumió su segundo mandato el 10 de enero tras unas elecciones que la oposición boicoteó, calificó la declaración de Guaidó de intento de golpe de Estado y responsabilizó a EEUU de haberlo orquestado.

Guaidó fue reconocido de inmediato por los EEUU, a los que se sumaron unos 50 países.

Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía, entre otros países, siguen apoyando al Gobierno de Maduro.

Confirmado.net / Sputnik