Los murciélagos migratorios han desarrollado un control de velocidad de crucero para cubrir la mayor distancia posible con la menor cantidad de energía.

Un nuevo estudio dirigido por científicos del Instituto Leibniz para la Investigación de Zoológicos y Vida Silvestre (Leibniz-IZW) investigó los requerimientos de energía y las velocidades de desplazamiento de los murciélagos de Nathusius migrantes (Pipistrellus nathusii).

Utilizando un experimento en un túnel de viento para determinar las demandas de energía exactas de diferentes velocidades de vuelo y un estudio de campo para registrar las velocidades de viaje reales de los murciélagos migratorios, los científicos demostraron que los murciélagos viajan a la velocidad en que su rango alcanza un máximo, permitiéndoles cubrir largas distancias con una cantidad mínima de energía. La forma en que los investigadores rastrearon este control de crucero se publica en el Journal of Experimental Biology.

Para muchos taxones, y los murciélagos en particular, los científicos aún carecen de una comprensión clara de los requisitos energéticos para la migración. Un equipo de científicos dirigido por Sara Troxell y Christian Voigt de Leibniz-IZW diseñó un estudio experimental para lograr avances sustanciales en esta cuestión.

La primera parte del estudio fue un experimento de túnel de viento combinado con mediciones en una cámara de respirometría. La cámara permitió a los científicos rastrear con precisión el enriquecimiento de CO2 en el aire a partir de la respiración de los murciélagos, a partir de la cual calcularon la tasa metabólica durante el vuelo. Al repetir estas mediciones directamente antes y después de vuelos de un minuto a varias velocidades en el túnel de viento, los científicos registraron la tasa metabólica del vuelo en relación con la velocidad del aire y luego calcularon la velocidad de vuelo con la mejor relación entre la energía y la distancia.

La segunda parte del estudio se llevó a cabo en un corredor migratorio a lo largo de la costa del Mar Báltico en Letonia. Usando las llamadas de ecolocación de los murciélagos de Nathusius que migran, los científicos establecieron las trayectorias de vuelo de estos murciélagos que les permitieron medir la velocidad real de la migración. “Nuestro estudio confirma que las velocidades de vuelo observadas son consistentes con la expectativa de que los murciélagos migratorios practiquen velocidades de vuelo óptimas para cubrir la mayor distancia con la menor cantidad de energía”, concluyeron Troxell y Voigt. Esta velocidad es de alrededor de 7,5 metros por segundo, equivalente a 27 kilómetros por hora.

El estudio de campo también facilitó la comparación de la velocidad de vuelo de los murciélagos migratorios con la velocidad de los murciélagos en busca de insectos. Los murciélagos forrajeros vuelan a velocidades significativamente más bajas que la velocidad más eficiente determinada en los experimentos en el túnel de viento.

“Cuando se alimentan en un bosque de dunas, los murciélagos realizan giros bruscos para atrapar insectos”, explica Troxell. “Estos giros cerrados requieren velocidades de vuelo más lentas y la velocidad general podría reducirse en anticipación de dichos giros”. Estudios previos en hábitats menos confinados revelaron velocidades promedio de alimentación que estaban mucho más cerca de la velocidad ideal calculada.

Los datos de velocidad de vuelo migratorio y el gasto de energía de vuelo permiten estimar los requisitos energéticos de la migración transcontinental en murciélagos de tamaño pequeño. “Sin embargo, es importante darse cuenta de que nuestros conocimientos sobre el comportamiento migratorio de los murciélagos todavía están en su infancia”, explica Voigt.

La extrapolación de la energía que necesita un murciélago de Nathusius que recorre una distancia de 2.000 kilómetros desde el noreste de Europa hasta los sitios de invernada en el oeste o sur de Francia da como resultado una demanda de energía total estimada de casi 300 kilojulios. Un viaje de esta duración necesita al menos 12 días para completarse cuando se vuela en línea recta. Actualmente, las rutas exactas, las horas de vuelo y las distancias de vuelo por noche aún se desconocen, por lo que debe investigarse con más detalle.

Confirmado.net / EUROPA PRESS

Etiquetas : cruceroEUROPA PRESSInstituto Leibniz para la Investigación de Zoológicos y Vida Silvestremurciélagos