¿Qué es el gender free (sin género)?

Para entender bien de qué estamos hablando hay que tener una noción mínima del movimiento no binario. Se trata de una corriente que promulga que ningún individuo debería sentirse constreñido dentro de los arcaicos patrones tradicionalmente asignados al género masculino o femenino.

Millennials y Generación Z son los grandes precursores de este movimiento contestatario. Conscientes de que es una realidad en un porcentaje cada vez más alto de la población, diseñadores de todo el mundo han optado por crear ropa, perfumes y hasta cosmética sin connotaciones de género. Ahora es el turno de la decoración, un ámbito en el que los clichés sociales relativos a lo masculino y lo femenino han estado presentes históricamente. El resultado: un interiorismo más libre.

Colores neutros, la paleta perfecta

Que el rosa es el color de las niñas y el azul el de los niños es algo que sigue sin estar superado. Y, desafortunadamente, genera una dicotomía entre lo que se considera socialmente femenino y masculino que tiñe mucho más que la ropa infantil. La decoración sin género apuesta por colores que no vienen predeterminados por esas convenciones sociales.

Tonos como los grises, los crudos o los verdes más naturales son presentados como una paleta libre de connotaciones de género. De un tiempo a esta parte, y superado ya el minimalismo que se apoderó de estos colores, se han convertido en toda una reivindicación cromática que libera nuestros hogares de arcaicos axiomas decorativos. Un buen ejemplo lo encontramos en la colección pinturas de la casa Zoffany. Aquí encontrarás desde profundos azules hasta ligeros verdes, pasando por elegantes grises y la relajante gama del beige. Hay mucho donde elegir sin caer en tópicos.

LEA MÁS REVISTAAD.ES

Confirmado.net

Tags : DECORACIÓNGENERACION ZMILLENNIALSMOLDESSIN GÉNERO