Los resultados de análisis de ADN a los restos encontrados hace dos semanas en la quebrada de Guápulo, en Quito, no corresponden a la joven quiteña Juliana Campoverde, desparecida desde el 7 de julio de 2.012.

Así lo señala el informe de resultados de exámenes de ADN practicados en los laboratorios de la Fiscalía de Pichincha a dos muestras recuperadas por la Policía judicial en el sitio donde el principal sospechoso, el pastor evangélico Jonathan C. confesó haberte arrojado el cuerpo.

Este documento fue notificado a los familiares de la víctima la noche de ayer en el marco de las investigaciones a cargo de la fiscal Mayra Soria por cuyo pedido se ordenó en septiembre anterior la prisión de Jonathan C.

LEA MÁS EN LA HORA

Etiquetas : DESAPARECIDOSEcuadorjusticiaseguridad
A %d blogueros les gusta esto: