Qué nivel de ministros del actual gabinete. Hay uno que reporta y comenta el video que según él contiene la prueba irrefutable para descalificar a una Asambleísta correísta. Y le acusa de haberse puesto las gafas, oscuras por más señas y lo peor, lo imperdonable: se ha tocado el pelo ¡200 veces! Semejante “evidencia” proporcionada por un ministro es para tener vergüenza ajena, a propósito de la visita que Sofía Espín le dispensó a la testigo protegida del caso Balda, la señora Falcón, quien virtualmente no tiene defensa legal, ya que el chimbo que tenía se ha puesto en su contra. Para ingresar a la cárcel presentó su cédula, le siguieron con las cámaras, esperó que la ex agente acepte la visita; y siendo autorizada procedió a entrevistarse cumpliendo con los protocolos previstos para estos casos.

Pero como se les cae el caso Balda por la grosera manipulación mediática de la justicia, con una fiscalía carente de pruebas, buscan crear incidentes pretendiendo desviar la atención pública, que ya empieza a descubrir la serie de patrañas que rodean este culebrón de evidente persecución politiquera con la fuerza bruta del odio y amargura por la Década Ganada y el creciente liderazgo de Rafael Correa. Quisieron “descorreizar” el país; pero la innegable evidencia de las más extraordinarias realizaciones materiales y el rescate de valores intangibles como la dignidad, la autoestima, la soberanía y el orgullo de ser ecuatoriano, nadie lo podrá esconder porque están allí, en el corazón agradecido de la gente.

El cinismo se ha convertido en el argumento preferido de los odiadores. Fueron en gallada a la cárcel para planear con Lara su liberación, sin importar que la justicia ecuatoriana, no el Presidente Correa, lo encontró culpable del triple asesinato de Quinsaloma, allí sí estaban cumpliendo la misión de rescatar a un preso político. Ni ellos lo creen. Pero hay una situación que no cuadra ni con la realidad ni con el tiempo, pues la señora Falcón rindió su declaración anticipada el pasado junio y su testimonio ya consta en el proceso del caso Balda que es de conocimiento de acusadores, defensores y de la Jueza. ¿Alguien en sano juicio puede afirmar que la Asambleísta Espín fue a la celda a buscar que la detenida cambie su testimonio? ¿Para qué?, si cualquier cambio sería tardío. Entonces no nos vengan con que se ha cometido “interferencia en la justicia”, lo que hizo Santiago Cuesta viajando a España para presionar con su abogado a Romero, para que implique a Rafael Correa en el caso Balda, a cambio de supuesto perdón y olvido, eso es injerencia directa en la justicia; sacar de la celda a Chicaiza y llevarlo a la Fiscalía por 6 o 7 horas, eso es dudoso.

Quieren sacar de la Asamblea a Sofía Espín por su frontalidad indeclinable en la defensa de los líderes de la Revolución Ciudadana, Rafael Correa y Jorge Glas, víctimas de evidente persecución, de LAWFARE denunciado a nivel mundial. Hay un peligroso quebranto de la institucionalidad del Estado a espaldas de la Constitución.(O) Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Etiquetas : ASAMBLEA NACIONALCASO BALDAEcuadorJUAN CÁRDENAS ESPINOZASofía Espín