close
CHINATitulares

Enfoque de China: Arqueología da nueva vida a una aldea pobre

ZHENGZHOU, 7 oct (Xinhua) — Zhang Qiaoqiao tuvo que abandonar la escuela cuando se graduó de la escuela secundaria para apoyar a su familia, que era pobre, y trabajó en una peluquería en la ciudad sureña china de Shenzhen hasta que el año pasado comenzó una excavación arqueológica en su pueblo natal.

Zhang, que ahora tiene 21 años, nació en la aldea de Fuchang del distrito de Yiyang, que es administrada por la ciudad de Luoyang, en la provincia central china de Henan.

Fuchang fue catalogada como una aldea empobrecida a nivel provincial, pero por su localización estratégica hizo que sirviese de estación de mensajería para conectar las dos ciudades que fueron capitales durante la dinastía Tang (618-907). Se ha confirmado que hay tres antiguas ruinas de alto valor arqueológico que se encuentran bajo de la parte norte del pueblo.

En 2015 la aldea de Fuchang comenzó oficialmente a ser objeto de medidas adaptadas de alivio de la pobreza, a iniciativa de la oficina de patrimonio cultural de Luoyang, que inició la excavación arqueológica en la aldea el año pasado.

“Después de una capacitación intensiva de dos meses que se centró en los rudimentos del tema, como el mapeo, se me permitió seguir a algunos de los profesionales para obtener experiencia práctica en el campo”, afirmó Zhang, quien se ha convertido en técnica junior un año después de entrar al campo.

Al igual que Zhang, muchos de los residentes de Fuchang tuvieron una experiencia similar en la lucha contra la pobreza.

Hasta mayo de este año se había destinado más de un millón de yuanes (unos 145.000 dólares) a la preservación de reliquias culturales en Luoyang. Casi 100 aldeanos han sido contratados y cada uno gana alrededor de 1.000 yuanes al mes.

Según Jia Zhongbao, quien fue enviado a la aldea por la oficina de patrimonio cultural de Luoyang, existen tres tipos de trabajadores en el campo arqueológico: arqueólogos profesionales a cargo de la investigación y la gestión, técnicos con amplia experiencia en excavaciones y personal para la limpieza y el transporte de las tierras.

“El equipo está compuesto en gran parte por aldeanos locales que pueden asumir la tarea fácilmente después de un breve período de formación”, explicó Jia.

Wang Tiechen, de 59 años, apenas había trabajado en 0,3 hectáreas de tierra árida antes de ser contratado para trabajar como capataz en el campo.

“El valor histórico y cultural de Fuchang estaba muy subestimado”, destacó Jia, quien añadió que “a través de la restauración, la preservación y la solicitud de protección, esperamos poner oficialmente nuestro pueblo en el mapa de lugares de gran importancia arqueológica y aprovechar su potencial para generar ganancias para el mejoramiento de nuestros vecinos”, indicó.

Los sueldos de los aldeanos no son lo único que ha aumentado con el proyecto de arqueología. Con la ayuda de la oficina de patrimonio cultural de Luoyang, se organizaron una serie de actividades extracurriculares para ampliar los horizontes de los niños de la aldea.

“Los recursos educativos estaban muy limitados en las áreas rurales, y las clases que enseñan a los alumnos artesanía y artes eran prácticamente inaccesibles en el pasado”, expuso Qiao Xiaopin, de la escuela primaria de Fuchang. “Gracias a los expertos, nuestros niños pueden experimentar esta nueva forma de aprender por primera vez en sus vidas”, agregó.

Confirmado.net / XINHUA

Etiquetas : ArqueologíaChinaXINHUA