El ministro de Salud subrogante, Itamar Rodríguez dijo en Portoviejo que el plan para suplir la falta de especialistas es realizar una convocatoria internacional que permita llenar esas vacantes. Resultado, (once años después) de que la ex ministra Chang termine con los postgrados universitarios, las residencias médicas hospitalarias y se remate luego con el despido “voluntario” de los más sabios especialistas del país mediante el nefasto Decreto vigente 813 que también prohíbe su contratación.

A dos años que asumió el nuevo Gobierno el mismo “equipo” de funcionarios ratificados, que lejos de construir su liderazgo generando consensos, se dedicaron a destruir lo bueno que se había hecho hasta el momento, desmantelando planes, programas, instituciones. No atinan con ninguna propuesta seria en materia de recursos humanos en salud que reivindique la dignidad del médico ecuatoriano y optan por lo más primario: importar galenos que no cumplen con mínimos requisitos de formación y ponen en peligro a los pacientes.

Anécdota: un hospital requería contratar urgente un anestesiólogo, al estar el puesto contratado, el médico extranjero –naturalizado ya ecuatoriano- presentó por si acaso necesitaban, las hojas de vida que lo acreditaban como médico familiar, cirujano, pediatra, e intensivista. Es decir, el Senescyt le “reconoció” en combo cinco especialidades, sin ningún examen. A él trabajo no le va a faltar. El promedio para convalidación en otros países es de uno a dos años. Aquí tres días: sin garantía.

El problema no es tanto de número de facultativos como de gestión. Falta planificación. Políticas de retorno. Normativas serias. Justamente estas convocatorias internacionales son uno de los factores expulsores de miles de médicos ecuatorianos a Chile, Argentina y España. Y atractores para cubanos, venezolanos, haitianos y dominicanos. El impacto económico para el país en recursos humanos formados y desperdiciados es enorme.

Ante semejante deterioro del ente rector de la salud conformado por amiguismos evidentes, funcionarios noveles cuya única excelencia está en su remuneración y de manifiesta incompetencia administrativa. Urge que el señor presidente de la Nación, la Federación Médica los Colegios Médicos, las Sociedades Científicas: dialoguen, antes que la devaluación del capital humano médico por falta de trabajo sea irreparable. (O) pabloizquierdo7@gmail.com

Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Confirmado.net / LA HORA

Etiquetas : EcuadorHOSPITALES PÚBLICOSMÉDICOSPABLO IZQUIERDO PINOS