En un comunicado público difundido en las últimas horas, los parlamentarios de Izquierda de América Latina y Europa condenan la ofensiva imperialista en América Latina y la persecución judicial, política y mediática y las campañas de criminalización que sufren distintos líderes progresistas, como son Lula da Silva, Rafael Correa o Cristina Kirchner, con el objetivo de su impedimento a candidatearse a las elecciones presidenciales;

En lo que respecta a Ecuador rechazan los retrocesos democráticos en materia social, laboral, económica que sufre el pueblo ecuatoriano a raíz de la adopción de políticas neoliberales por parte del actual gobierno. También repudian la persecución política contra el movimiento Revolución Ciudadana que ha sido impedido de participar en los comicios electorales próximos.

“Rechazamos los retrocesos democráticos, sociales, laborales y económicos en Ecuador, ante los avances de la Revolución Ciudadana; rechazamos la persecución a funcionarios públicos, periodistas, académicos, por expresar su oposición al actual gobierno; solicitamos a las autoridades ecuatorianas competentes que respeten el derecho a la participación política de las y los militantes de la Revolución Ciudadana, cuyos intentos por registrarse como movimiento político han sido detenidos y obstaculizados hasta el presente momento; rechazamos enérgicamente los intentos de ruptura de la soberanía ecuatoriana por EEUU con el falso pretexto de la lucha contra el narcotráfico”.

La declaración de los parlamentarios también se refiere a los Tratados Bilaterales de Inversión (TBI) porque comprometen la soberanía de los países de la ALC y garantizan la impunidad de las empresas transnacionales en contra de la vida, los recursos naturales y los intereses de los pueblos latinoamericanos y del Caribe. Puntualizan el fallo en el caso Chevron.

“Repudiamos los Tratados Bilaterales de Inversión (TBI) que comprometen la soberanía de los países de la ALC y garantizan la impunidad de las empresas transnacionales en contra de la vida, los recursos naturales y los intereses de los pueblos latinoamericanos y del Caribe, sobre todo por la cláusula de resolución de controversias fuera del país perjudicado, por parte de tribunales arbitrales internacionales. Es el caso de la irresponsable y maliciosa actuación de la empresa norteamericana Chevron que afectó a más de 30 mil indígenas de 11 de las 14 nacionalidades del Ecuador, establecidas en la Amazonía; vertió más de 16 mil millones de galones de agua tóxica; provocó cientos de derrames de petróleo destruyendo más de 450 mil hectáreas de bosque tropical amazónico y, causó cientos de casos de cáncer provocados por los tóxicos arrojados por la petrolera. Denunciamos los intentos de Chevron de quebrar al Estado ecuatoriano, dejando a las comunidades afectadas sin compensación ni reparación, en complicidad con el gobierno actual y valiéndose del laudo vicioso de un tribunal arbitral”.

DECLARACIÓN DE LA IZQUIERDA EN Viena

Declaración Conjunta de las Bancadas de Izquierda
De Europa y América Latina

Izquierda Unitaria Europea-Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL) / Bancada Progresista del PARLASUR / Parlamentarios de Izquierda de PARLATINO, PARLACEN, PARLANDINO

Los parlamentarios y las parlamentarias de Izquierda de América Latina y Europa que nos hemos reunido en el marco de las reuniones de las Comisiones Parlamentarias Permanentes de EUROLAT en Viena del 17 a 20 de septiembre de 2018:

Condenamos la ofensiva imperialista en América Latina y la persecución judicial, política y mediática y las campañas de criminalización que sufren distintos líderes progresistas, como sean el compañero Lula da Silva, Rafael Correa o Cristina Kirchner, con el objetivo de su impedimento a candidatearse a las elecciones presidenciales;
Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo brasileño ante la grave crisis democrática y la afronta a la Constitución brasileña que se vive en Brasil desde el golpe cometido contra la Presidenta Dilma Rousseff; exhortamos el pueblo brasileño a responder en las próximas elecciones de 4 de octubre, rechazando el riesgo de regreso a la dictadura y las políticas neoliberales en curso;
Rechazamos los ataques a Venezuela, y las medidas unilaterales contra su soberanía política y económica impulsadas por EEUU y la UE, junto con aliados en América Latina y El Caribe, así como el agravamiento de las sanciones con brutales consecuencias sobre su pueblo. Denunciamos igualmente la manipulación del tema de la migración económica en la región para justificar una intervención extranjera; condenamos con la mayor firmeza las irresponsables palabras belicistas del Sr Almagro, Secretario General de la OEA, alentando una intervención militar; reafirmamos que América Latina es territorio de Paz.
Condenamos la gestión criminal y xenófoba de la UE sobre a la migración, en concreto en el Mediterráneo, al desmontar los esquemas de rescate y sustituirlos por la militarización de las fronteras y la represión a migrantes, refugiados y a las organizaciones civiles de auxilio en el mar; denunciamos la subcontratación que hace la UE de terceros países, como Turquía y Libia, para el control de los refugiados que huyen de las guerras que Europa y EEUU han impulsado;
Entendemos que la migración es hoy un problema global que tienen como causa las políticas de agresión y explotación del imperialismo. Según datos del ACNUR, se estima que los desplazados forzados son hoy 68.5 millones en todo el mundo. De ellos, 28.5 millones son refugiados o solicitantes de asilo, los otros, 40 millones, son desplazados internos. Todos huyen de la guerra, del hambre y de violencias varias. Aquellos que no tienen otra opción que salir de su país, arriesgan en la mayoría de los casos la vida. Son víctimas fáciles de la extorsión, de las redes del crimen organizado, de todo un conjunto de inhumanidades. Defendemos que al respecto de las migraciones se deben atacar sus causas fundamentales, como son la guerra y la pobreza entre otras, desarrollando para eso políticas de paz, cooperación, amistad y desarrollo de las condiciones de vida de la población;
Acompañamos a los países hermanos de Bolivia y Chile, por una salida dialogada a su diferendo marítimo, contribuyendo de esta manera a La Paz de la región.
Deploramos la política de despliegue de la OTAN en las fronteras con Rusia, que contribuye a una peligrosa escalada militar con uno de nuestros vecinos y rechazamos el fortalecimiento del militarismo en la Unión Europea; instamos a los Estados miembros de la UE y a los EEUU a acabar con sus políticas injerencistas en Oriente Medio, el Norte de África y en América Latina y el Caribe;
Rechazamos los retrocesos democráticos, sociales, laborales y económicos en Ecuador, ante los avances de la Revolución Ciudadana; rechazamos la persecución a funcionarios públicos, periodistas, académicos, por expresar su oposición al actual gobierno; solicitamos a las autoridades ecuatorianas competentes que respeten el derecho a la participación política de las y los militantes de la Revolución Ciudadana, cuyos intentos por registrarse como movimiento político han sido detenidos y obstaculizados hasta el presente momento; rechazamos enérgicamente los intentos de ruptura de la soberanía ecuatoriana por EEUU con el falso pretexto de la lucha contra el narcotráfico;
Alertamos sobre el impulso de una paranoia global sobre la “desinformación” y la persecución contra medios que no comulgan con el relato dominante occidental, como RT, TeleSur y otros, que suponen un ataque al derecho de los pueblos a informarse libremente;
Nos solidarizamos con el pueblo y el Comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente constitucional de Nicaragua, quien sufrió un intento de Golpe de Estado. Condenamos a todos aquellos que poniendo en cuestión la soberanía y los intereses de la patria nicaragüense apuestan por la desestabilización, aquellos que dirigieron a delincuentes y grupos vandálicos para ejecutar actos terroristas y violentos que durante más de tres meses le robaron la Paz al Pueblo Nicaragüense. Acompañamos con nuestra fuerza solidaria al pueblo en su petición de justicia por los ciudadanos y policías, secuestrados, torturados y asesinados. Nos unimos a la lucha en contra del injerencismo extranjero y por la sostenibilidad de la soberanía de Nicaragua. Felicitamos el heroísmo del pueblo nicaragüense que resistió y va ganando cada día nuevamente la Paz.
Demandamos para el pueblo de Honduras, estabilidad, la cual fue quebrantada desde 2009 con el Golpe de Estado contra el Presidente constitucional Manuel Zelaya. Desde entonces, Honduras es víctima de injusticias e impunidad, persecución a políticos, periodistas, líderes sociales y estudiantes, acciones que se han acrecentado con las recientes elecciones presidenciales seriamente cuestionadas. Nuestro brazo solidario con el pueblo por el respeto a sus derechos humanos y políticos, la conservación de la institucionalidad y la Paz.
Reforzamos nuestra apuesta por la construcción de una articulación real de integración Latinoamericana y del Caribe y señalamos la necesidad de fortalecer la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) para convertirla en un motor dinamizador de los procesos de cambio político, capaz de derrotar los planes y estrategias imperialistas e injerencistas.
Mostramos nuestra preocupación y condena ante el crecimiento de movimientos fascistas, racistas y xenófobos y partidos de extrema derecha en los países europeos, resultado de las políticas de austeridad, recortes y empobrecimiento impuestas por la UE.
Condenamos la degradación de la democracia en Colombia después de las elecciones y la creciente agresión y asesinatos a líderes sociales y políticos, comprometiendo aún más la implementación de los Acuerdos de Paz en Colombia; exhortamos al Estado colombiano que cumpla lo pactado y felicitamos a las FARC-EP por su compromiso con la paz y el cumplimiento del acuerdo. Apoyamos igualmente las negociaciones de paz con el ELN;
Rechazamos la persecución a dirigentes políticos y sociales en Argentina, el sobreendeudamiento histórico del país, la vuelta del FMI, el ajuste a la educación, la ciencia y tecnología y la salud; el ataque a docentes, estudiantes y jubilados; la destrucción del aparato productivo e industrial nacional, especialmente las Pymes;
Exigimos la libertad de Milagro Sala, Diputada del PARLASUR, dirigente social argentina y prisionera política por defender los derechos de los sectores más humildes y postergados en su país.
Subrayamos nuestra solidaridad y apoyo a los que defienden una Europa que respete la soberanía de los pueblos, rechazando el neoliberalismo y el militarismo, una Europa de efectiva cooperación entre Estados soberanos e iguales en derechos, que promueva el progreso social y la paz y amistad con todos los pueblos del mundo, especialmente con los pueblos de América Latina y el Caribe.
Rechazamos la firma y la negociación de tratados comerciales internacionales que busquen profundizar en la liberalización de la economía, la privatización de los servicios públicos y la desprotección de los trabajadores y del medio ambiente, priorizando el beneficio privado a la soberanía de los pueblos y la democracia, bajo un modelo global de libre comercio e inversión basado en la concentración económica y la desregulación.
Rechazamos y denunciamos la falta de transparencia en las negociaciones del Acuerdo comercial UE-Mercosur y los nuevos Acuerdos de Asociación UE-Chile y UE-México y la escasa o nula participación de los Parlamentos y la sociedad civil.
Consideramos que cualquier acuerdo económico o comercial debe basarse en prácticas comerciales justas, sostenibles encaminadas a acabar con las asimetrías económicas, que respeten en todo momento el derecho a regular la economía y al control público de los sectores estratégicos en pleno de la soberanía de los países, y que incluyan cláusulas vinculantes y efectivas en materia de desarrollo sostenible y derechos humanos.
Repudiamos los Tratados Bilaterales de Inversión (TBI) que comprometen la soberanía de los países de la ALC y garantizan la impunidad de las empresas transnacionales en contra de la vida, los recursos naturales y los intereses de los pueblos latinoamericanos y del Caribe, sobre todo por la cláusula de resolución de controversias fuera del país perjudicado, por parte de tribunales arbitrales internacionales. Es el caso de la irresponsable y maliciosa actuación de la empresa norteamericana Chevron que afectó a más de 30 mil indígenas de 11 de las 14 nacionalidades del Ecuador, establecidas en la Amazonía; vertió más de 16 mil millones de galones de agua tóxica; provocó cientos de derrames de petróleo destruyendo más de 450 mil hectáreas de bosque tropical amazónico y, causó cientos de casos de cáncer provocados por los tóxicos arrojados por la petrolera. Denunciamos los intentos de Chevron de quebrar al Estado ecuatoriano, dejando a las comunidades afectadas sin compensación ni reparación, en complicidad con el gobierno actual y valiéndose del laudo vicioso de un tribunal arbitral.
Saludamos el amplio proceso democrático que se desarrolla en la actualidad en Cuba como parte de la Consulta Popular de la Reforma Constitucional. Exigimos el levantamiento incondicional, total y definitivo del bloqueo económico, financiero y comercial del gobierno de Estados Unidos contra Cuba y la indemnización al pueblo cubano por los daños y perjuicios causados por más de cincuenta años. Además, exigimos que se le devuelva Cuba el territorio ilegalmente ocupado por la base naval estadounidense en Guantánamo.
Rechazamos las medidas de boicot financiero internacional a Uruguay como un intento de chantaje inaceptable para obstaculizar su política de regulación y control del cannabis, aprobada soberanamente por el Parlamento uruguayo.
Denunciamos las políticas de austeridad que, en América Latina, el Caribe y Europa están incrementando brutalmente las desigualdades sociales, la desigualdad de género, el desempleo, la pobreza, el empleo precario y la explotación laboral y sus efectos.
Reiteramos nuestro compromiso para acabar con el modelo neoliberal diseñado para concentrar la riqueza empobreciendo aún más a las clases trabajadoras de nuestros países y profundizando en la sobreexplotación de los recursos naturales trayendo como consecuencia aceleración del cambio climático;
Resaltamos nuestro compromiso real por un cambio de modelo productivo que ponga a las personas en el centro y entre cuyos pilares se encuentren la soberanía alimentaria, el derecho a la tierra de todos los pueblos del mundo y una forma de relacionarnos más respetuosa con el medio ambiente. Nos comprometemos a empujar para que haya un debate colectivo, amplio y que englobe a los pueblos en todos los espacios donde tengamos presencia.
Concluimos que, en Toda América Latina, el Caribe y Europa, debemos impulsar la más amplia y sólida unidad, colaboración y cooperación de las fuerzas de izquierda;

Firmarán la declaración:

João Pimenta Lopes – Diputado del Parlamento Europeo – Portugal
Javier Couso Permuy – Diputado del Parlamento Europeo – España
Larissa Regina Colindres Maldonado – PARLACEN – Nicaragua
Gloria Guadalupe Oquelí Solórzano – PARLACEN – Honduras
Eustaquio Cadena Choque – Parlamento Andino – Bolivia
Alberto Moreno Cuellar – Parlamento Andino – Bolivia
Hugo Quiroz – Parlamento Andino – Ecuador
Rosa Mireya Cárdenas – Parlamento Andino – Ecuador
Pamela Aguirre – Parlamento Andino – Ecuador
Silvia Salgado – Parlamento Andino – Ecuador
Diego Martín Mansilla – PARLASUR – Argentina
Julia Argentina Perié – PARLASUR – Argentina
Daniel Caggiani – PARLASUR – Uruguay
Luis Gallo – PARLASUR – Uruguay
Benita Díaz – PARLASUR – Bolivia
Edgar Mejia Aguilar – PARLASUR – Bolivia
Eliana Berton Guachalla – PARLASUR – Bolivia
Luis Morlote Rivas – Parlamento Latinoamericano – Cuba
Pablo A. Gonzalez Rodriguez – Parlamento Latinoamericano – Uruguay

Confirmado.net / el16digital.com

Etiquetas : CORREADeclaración Conjunta de las Bancadas de Izquierda De Europa y América LatinaEcuadorEUROLATPARLAMENTARIOS ALC - EUROPA