Cuando no muere en el impacto, la víctima de un accidente de tránsito llega a la sala de urgencias con hemorragias, fracturas y cortes en la cara, brazos y piernas. La piel salpicada por los vidrios del parabrisas del vehículo o de sus ventanas.

Los heridos por siniestros viales, que en el primer semestre del año fueron 9.575, ocupan el 60% de la capacidad de las unidades de emergencia hospitalaria en el país, según las estimaciones de las entidades de tránsito cuyas cifras no incluyen, por ejemplo, los lesionados en zonas rurales con poco acceso a la cobertura de salud, los gastos de sus familiares, los modelos de vehículos más accidentados o el sobrecogedor número de huérfanos por las muertes en las vías.

LEA MÁS EN EL UNIVERSO 

Etiquetas : accidentes de tránsitoEcuadorseguridad vial