close

Alteraciones psicosomáticas, estados de ansiedad, depresión, dolores musculares y Un consumo excesivo de alcohol y cigarrillo, entre otras afecciones, son las consecuencias del estrés. Todos somos propensos a sufrir de este mal, que no es del todo malo ya que prepara al individuo a reaccionar a diferentes calamidades. Sin embargo, cuando su intensidad aumenta puede ser peligroso para la salud.

Catalogado como una “epidemia global” según la Organización Mundial de la Salud, varios artículos marcan al estrés, sobre todo el laboral como una enfermedad en crecimiento en los últimos tiempos. Que, si no se controla a tiempo, puede conducir a mayores problemas de salud, incluyendo dolores de cabeza, malestar estomacal, altera los hábitos nutricionales, incrementa en la presión arterial e incluso podría generar enfermedades del corazón y cáncer.

Uno de los cuadros más comunes es el síndrome del estrés postvacacional, es un “trastorno adaptativo” que comúnmente sufren los trabajadores, jóvenes y niños después de tomar unas largas vacaciones. Este es consecuencia de fracasar en el proceso de adaptación entre un periodo de ocio con la vuelta a la vida activa. Sus síntomas pueden variar dependiendo el individuo que sufre un bajo estado anímico, falta de energía, ansiedad, percepción de no ser capaz y depresión.

La OMS señala que más de 300 millones de personas en el mundo padece depresión, un trastorno que es la principal causa de discapacidad que cuestan a la economía mundial US$ 1 billón anual en pérdida de productividad.  Según el Ministerio de Salud Pública de Ecuador (MSP), en enero de 2018 se atendieron 42.823 casos, en su mayoría con problemas: afectivos, neuróticos y de estrés.

Otros de los síntomas es el Burn out o desgaste profesional, aparece como una respuesta al estrés laboral crónico, que surge al trabajar bajo “condiciones difíciles” de hostigamiento laboral “mobbing“, lo que provoca consecuencias negativas tanto para la persona como para la organización en la que desempeña su rol profesional.

La directora médica de Natural Vitality, Dra. Nelly Granizo explica que este síndrome causa: el deterioro del rendimiento profesional del sujeto, y, por lo tanto, un deterioro de la calidad asistencial o del servicio, ausentismo laboral, rotaciones excesivas, incluso al abandono del puesto de trabajo.

La especialista señala que el Burn out no aparece repentinamente ya que es una reacción a un proceso de deterioro anímico y físico de la persona. Se presenta por fases como cambios de actitud en la relación con sus compañeros, frustración, desmotivación, irritabilidad, fatiga permanente, trastornos de sueño, ansiedad y la falta de interés laboral.

La prevención a estos síndromes es compleja, sin embargo se puede detectar de manera oportuna e intervenir a tiempo para recuperar de forma eficaz al paciente afectado.

La forma de evitarlos y combatirlos “es mantener una vida equilibrada con espacios para el ejercicio y la recreación, así como para la vida familiar y las relaciones de amistad”, dice Granizo. A demás sugiere respetar las horas de sueño, alimentación balanceada y el uso de antioxidantes una combinación de vitaminas A, C, E.

Consiente de este problema varias empresas especializadas como Natural Vitality cuentan con alternativas terapéuticas para contrarrestar el estrés, recuperar el equilibrio emocional y mejorar la calidad de vida de la persona afectada. Sugieren un tratamiento con Neurapas® balance, fitofármaco de origen alemán que controla la ansiedad, depresión, recupera el estado anímico sin generar dependencia y sin efectos.

El estrés es normal en la vida de cada individuo, que se activa en periodos de cambios, es una enfermedad que tiene diferentes formas de presentarse cotidianamente la cual debemos aprender a detectarla y tratarla a tiempo.

Confirmado.net / Natural Vitality / ATREVIA RRPP

Etiquetas : ENFERMEDADestrésNATURAL VITALITYsalud