close

Matías tiene 2 años y ya sabe qué son la luz y la sombra. A través del juego comprendió el proceso que conlleva el prender y apagar una luz, lo que hace que su reflejo se vea como una sombra en la pared, lo claro y lo oscuro.

Ese concepto se llama contraste y se aplica para muchas acciones cotidianas referentes a tamaño, peso, textura, etc. Esas y otras ideas se buscan desarrollar con una pedagogía en la que el niño es el protagonista.

Todo a través del juego, la experimentación, la investigación y el arte, como elementos claves. Así lo señaló María Rosa Cornejo, coordinadora pedagógica en el Centro Infantil Rocotín, norte de Quito. Este día ingresan a clases los preescolares matriculados en planteles fiscales de Sierra y Amazonía. En este sistema, más el fiscomisional, municipal y particular suman 142 108 niños en los niveles inicial 1 y 2.

LEA MÁS EN EL COMERCIO

Etiquetas : AMAZONIAEcuadorEducacióninicialNIÑOSSierra