En mayo de 2013, Elizabeth Guachilema Moreta comenzó a trabajar con el asambleísta Raúl Auquilla (CREO), con el cargo de asesor 2. Luego de 18 meses, en noviembre de 2014, fue removida de su cargo por Auquilla. Pero, durante todo ese tiempo ella era obligada a entregarle mensualmente 1.000 dólares de su salario para mantener a una persona que supuestamente iba a ocupar el cargo de asesor 1, pero que nunca llegó.

“El asambleísta me dijo que esta persona tenía una discapacidad, nunca especificó cuál, y me pidió que de mi salario sacara 1.000 dólares porque con lo que ganaría el asesor 1, no le alcanzaría para cubrir sus gastos. Pero luego me di cuenta de que nunca venía a la Asamblea y nadie, más allá del señor Auquilla, sabía quién era”, asegura Guachilema, quien lleva más de 15 años trabajando en el Legislativo.

LEA MÁS EN LA HORA 

Etiquetas : ASAMBLEA NACIONALEcuadorpolítica