La disposición se hizo efectiva. Desde este jueves 30 de agosto del 2018, ningún juez del país puede ordenar la colocación de los dispositivos de vigilancia, también llamados grilletes electrónicos.

La medida es indefinida, según el Ministerio de Justicia, encargado del funcionamiento y monitoreo de los aparatos. A través de un oficio enviado al Consejo de la Judicatura, la entidad explicó que la razón de la suspensión se debe la migración del sistema y al cambio de proveedor.

Esto, luego de que venciera el contrato con la empresa responsable de la plataforma de vigilancia. En ese oficio, el Ministerio también indicó que la Contraloría General realiza un examen especial al proceso de adquisición de los aparatos, desde mayo de este año. Este estudio todavía no concluye.

LEA MÁS EN EL COMERCIO

Etiquetas : controlesEcuadorjusticia