Una vieja práctica que se mantiene. El Gobierno del presidente Lenín Moreno continúa utilizando la figura de Régimen Especial para la contratación pública, pese a que el propio mandatario ha cuestionado el mecanismo porque evita los controles y abre la puerta a irregularidades.

Solo de enero a julio de este año, según datos del Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop), las entidades estatales -gobierno central, municipios, prefecturas y empresas públicas- firmaron 11.177 procesos especiales. En total se adjudicaron más de 950,4 millones de dólares por esta vía.

Los contratos llaman la atención porque, según autoridades del actual Gobierno, se entregan “a dedo”. Es decir, no hay un proceso de compras públicas que verifique la transparencia de la negociación.

LEA MÁS EN EXPRESO

Etiquetas : contrataciónEcuadorgobiernorégimen especial