close

El domingo hubo más carros en las gasolineras abasteciéndose de súper. A la medianoche se cambiaron los precios en los sistemas y se empezó a vender a $ 2,98 el galón como decretó el presidente Lenín Moreno.

Pero no todas se ajustaron a ese precio. Gasolineras que vendían en torno a los $ 2 cuando las demás lo hacían hasta en $ 2,32 se mantuvieron abajo del nuevo precio de venta al público: marcaron $ 2,85. Y por eso la Dirección de Hidrocarburos les levantó actas de control alegando que violan el Decreto 490, según Fernando Cevallos, administrador y accionista de una de las comercializadoras de Más Gas que fue inspeccionada por la autoridad. Ese tema está ahora en análisis jurídico. Cevallos asegura que no afectan al consumidor ni al Estado al vender a menor precio, sino su propio margen de ganancia.

José Miranda, propietario de la gasolina Terpel ubicada en la avenida Barcelona y Velasco Ibarra, contó que el viernes y el fin de semana vendió entre 100 y 200 galones de súper más al promedio diario de 600. Él es también vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Gasolineras del Guayas y estima que el cambio no afectó a quienes consumen esa gasolina por su poder adquisitivo.

 LEA MÁS EN EL UNIVERSO

Etiquetas : economíaEcuadorgasolinaincremento preciosLENÍN MORENO