La Agencia Nacional de Tránsito (ANT) es una de las instituciones burocráticas más obesas y clientelares. Donde más actos de corrupción se denuncian. Sometida por la “clase” del volante: Ha sido mal gestionada por bachilleres, abogados, ingenieros agrónomos y mecánicos, licenciadas en etiqueta, psicólogos, economistas. Ninguno sin experiencia en la materia. En 1996 solo la matriz de la Occidental en Quito tenía 58 funcionarios; en 2006, 164 y en 2018 cerca de mil.

Estos ocho meses rompieron todos los récords: hablamos de alrededor de 10 muertes diarias. Producidas como consecuencia de violar las más elementales normas de “la mejor Ley de Transito de América”, a decir de Antón, “el señor de los chalecos” y las placas con sobreprecio. Junto a esta epidemia de homicidios viales, hay un dato que completa el cuadro trágico: La ANT solo suspendió quince días a las cooperativas involucradas.

¿Cuáles son las razones de esta impunidad? Se sostiene que estos hechos son desgracias producto de la fatalidad. Se habla de “accidentes”, de lamentables sucesos inevitables. Es inaceptable, aquí la mala suerte no existe. Simple: si un conductor con licencia falsa, sale de Colombia, con un bus repleto de gente, con 2 millones de droga en el piso y evade todos los controles, esas muertes no se produjeron por culpa del destino. Por más que el Director de la ANT, se apresure a decir: “Todo está en regla”.

Otra causa es la resistencia de los asambleístas a adecuar el Código Orgánico Integral Penal a la realidad. Muchos legisladores y los Gobiernos de turno parecen identificarse con los sindicatos de choferes antes que con las víctimas, dirigentes con los que pactan en elecciones y a quienes reciben en Carondelet. Enlazada con esta cuestión, está la madre de la impunidad: una ausencia de políticas públicas de prevención de accidentes de tránsito, en donde los Ministerios de Salud y Educación, pese a formar parte del Directorio de la ANT, aportan cero.

Hay que trabajar en múltiples dimensiones: tecnificar y despolitizar la ANT. No podemos seguir mirando a otro lado mientras las estadísticas de muertes viales nos golpean todos los días.

pabloizquierdo7@gmail.com


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net


Confirmado.net / LA HORA

Etiquetas : accidentes de tránsitoEcuadorImpunidad en tránsitoPABLO IZQUIERDO PINOS