close

Te levantas, sales a correr, te das una ducha y bajas a tomar el desayuno en el bar que hay debajo de casa. A tu ritmo, sin demasiadas prisas. Luego te subes a casa y, en lugar de ir cagando leches para meterte lo antes posible en el coche y lidiar con los atascos propios de primera hora de la mañana, te pones ropa cómoda y te quedas trabajando en el saloncito de casa.

El teletrabajo se ha convertido en una especie de paraíso soñado para muchos trabajadores. Y en una realidad para ese 6,6% de empleados que, según informes recientes, practican el trabajo en remoto en España. Una cifra que se dispara hasta el 43% en el caso de los estadounidenses que trabajan (al menos, parcialmente) desde casa.

Pero, a veces, trabajar en remoto puede llegar a afectar al bienestar físico de los curritos. Es más, según diversos estudios sobre tendencias actuales en torno al teletrabajo, esta modalidad presenta algunos inconvenientes para la salud (mental y física) de muchos de quienes lo practican.

«El trabajo fuera de la casa tiene la importancia de organizar la vida ya que obliga a vestirse, arreglarse, salir y socializar, cosas que también son funciones de cualquier trabajo», cuenta la psicóloga clínica y laboral Sonia Vaccaro. «La salud psíquica puede verse favorecida en la medida que la persona tenga una capacidad de programación y constancia en su tarea, ya que hace sentir menos presión laboral y sensación de control de su tiempo».

Para los trabajadores en remoto que también trabajan por cuenta propia, el teletrabajo parece ser una opción maravillosa. Según Peter Warr, profesor emérito del Instituto de Psicología del Trabajo (IWP) de la Universidad de Sheffield, estos trabajadores experimentarán mayores niveles de satisfacción laboral y bienestar que aquellos compañeros en roles de trabajo tradicionales.

Warr asegura en una de sus últimas investigaciones que, suponiendo que los ingresos de una persona que trabaja por cuenta propia sean adecuados, su libertad para establecer su propio cronograma y completar el trabajo como lo considere oportuno es un gran predictor de su felicidad relacionada con el trabajo.

Por su parte, el catedrático de Psicología del Trabajo y las Organizaciones José Ramos recuerda que el trabajo remoto, especialmente de los trabajadores por cuenta ajena, presenta una serie de ventajas tanto desde el punto de vista del trabajador como de su empresa, pero también puede suponer desventajas e incluso costes importantes.

«Los aspectos más favorables del trabajo remoto tienen que ver con su mayor flexibilidad a la hora de organizar las tareas y el horario de las mismas (aunque el grado de flexibilidad pueda variar de un trabajo a otro) y, sobre todo, las posibilidades de conciliación del trabajo con otras esferas de la vida que ello permite, como el cuidado de la familia, actividades de ocio y tiempo libre o mayor flexibilidad para las relaciones personales no laborales», explica el profesor.

Eso, sin olvidar que también hay una reducción de los costes de acceso al trabajo –en lo que a tiempo y dinero se refiere–, «y la posibilidad de adaptar la jornada de trabajo a las preferencias del trabajador –madrugar más o menos, o trabajar en periodos más cortos con más o menos pausas–, lo que permitiría un mejor ajuste, un mayor rendimiento y, en ocasiones, mayor satisfacción laboral».

LEA MÁS EN YOROKOBU.ES

Confirmado.net

Etiquetas : EspañaSALUD FÍSICA Y MENTALSOCIEDADTELETRABAJO