close
TBIS

os Tratados Bilaterales de Inversión, TBI, en teoría deberían servir para garantizar una interrelación entre países iguales, para acordar intercambios contractuales de beneficio recíproco, en el marco del respeto a la soberanía de los Estados, bajo los principios de libre determinación y coexistencia pacífica. Pero los TBI’s que se empecina en aceptar y someterse el gobierno, son imposiciones de la suprema voluntad del gran capital. ¿Acaso vamos a invertir nuestros exiguos capitales en la producción en serie de los Estados Unidos para que nos convenga la protección de nuestras acciones?

¡De ninguna manera!; con el falso señuelo de atraer la inversión extranjera, que más bien es el sometimiento a los egoístas intereses y privilegios imperialistas, el actual régimen está por resignar nuestra soberanía y dignidad a las particulares conveniencias de las transnacionales que en cuanto sospechen que sus inversiones podrían sufrir el más mínimo menoscabo, en seguida nos llevarán ante sus Tribunales Internaciones de Arbitraje, con árbitros elegidos y pagados por esas poderosas compañías, para que resuelvan todos los desacuerdos a su favor, que para eso les pagan.

Nace entonces la vergonzosa versión del vasallaje y el entreguismo a una jurisdicción inventada por los intereses del imperio, por encima de la Constitución de Montecristi, considerada la más garantista del mundo. En su afán de “descorreizar” el país, no se detienen ante este doloroso atropello a nuestra personalidad como Estado libre y soberano. Mientras nuestros conflictos internos, para acudir a la jurisdicción internacional, deben tramitarse hasta la última instancia de la justicia nacional, las transnacionales no tienen que molestarse en acudir a nuestros jueces, pues tienen sus árbitros listos a darles la razón y a buen precio. Ya ocurrió en el reciente pasado, la OXY con un laudo arbitral internacional nos obligó a pagar algo más de un mil doscientos millones de dólares en pleno post terremoto. Eso al capital le importa un comino. “Estados Unidos no tiene amigos, sino intereses”, dijo el Secretario de Estado del Presidente Eisenhower, en los años 50. Ya sabemos entonces qué nos espera…

No sé qué es más grave: si suscribir un TLC, que de por sí es lapidario e inconveniente para los intereses nacionales; o someter el país a los TBI’s que niegan la vigencia de nuestro ordenamiento constitucional y legal, para someternos a árbitros supranacionales, cuyas decisiones dependerán, no de la razón procesal, ni de las pruebas aportadas, pues la lógica nos aconseja que ellos resolverán a favor del que les contrata y paga la factura. Tienen los votos de la derecha marrullera en la Asamblea Nacional para aprobar este despojo y atropello; pero nos asiste la razón histórica y debemos defender el patrimonio nacional con la recuperación de la Década Ganada en tiempos de la maravillosa Revolución Ciudadana. Resistamos en democracia revolucionaria.

Confirmado.net / Juan Cárdenas


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Confirmado.net

Etiquetas : EcuadorJUAN CARDENASTBI’s